Varsovia. En defensa de la permanencia en la Unión Europea (UE) y en rechazo al polémico dictamen del Tribunal constitucional más de 100,000 polacos se manifestaron el día de ayer en varias ciudades del país.

Después de que un fallo judicial sentenció que algunas partes de la ley de la UE son incompatibles con la Constitución de Polonia esto generó preocupaciones de que el país pudiera abandonar el bloque.

Políticos de toda Europa manifestaron su rechazo al fallo del Tribunal Constitucional de Polonia el jueves pasado, declarando que socava el pilar legal sobre el que se encuentra la UE, compuesta por 27 naciones.

Según los organizadores, las protestas tuvieron lugar en más de 100 pueblos y ciudades de Polonia y varias ciudades en el extranjero, con 80,000 a 100,000 personas reunidas sólo en la capital, Varsovia, ondeando banderas polacas y de la UE y coreando consignas como "Nos quedamos" o “Somos Europa”.

Donald Tusk, exjefe del Consejo Europeo y ahora líder del principal partido de oposición Plataforma Cívica, declaró que las políticas del partido gobernante Ley y Justicia (PiS) estaban poniendo en peligro el futuro de Polonia en Europa.

"Sabemos por qué quieren salir (de la UE) (...), para que puedan violar las reglas democráticas con impunidad", aseveró, hablando frente al Castillo Real de Varsovia, rodeado de miles de manifestantes.

El PiS asegura que no tiene planes para un "Polexit".

Pero los gobiernos populistas de derecha en Polonia y Hungría discrepan cada vez más de la Comisión Europea en temas que van desde los derechos LGBT hasta la independencia judicial.

"Así como el Brexit se convirtió de repente en un hecho, algo que nadie esperaba, lo mismo puede suceder aquí", advirtió Janusz Kuczynski, de 59 años, de pie en una calle del distrito histórico de Varsovia que conduce al Castillo Real.