Bruselas. La Unión Europea "empezará a derrumbarse" a menos que impugne una sentencia del máximo tribunal polaco que establece que la legislación nacional está por encima de las leyes europeas, dijo el día de ayer Vera Jourova, comisaria de la UE de la vecina República Checa.

El Tribunal Constitucional de Polonia se pronunció la semana pasada en contra de este principio central de la integración europea, lo que ha agravado la disputa sobre los valores fundamentales entre los euroescépticos que gobiernan en Varsovia y la mayoría de los otros 27 países de la UE.

"Si no defendemos el principio en la UE de que las reglas iguales se respetan igual en toda Europa, Europa entera empezará a derrumbarse", dijo Jourova quien está al frente del tema de valores y transparencia en la Comisión Europea. "Por eso tendremos que reaccionar ante este nuevo capítulo que ha empezado a dibujar el Tribunal Constitucional polaco".

La Comisión, guardiana de los tratados de la UE, ya está reteniendo la luz verde al plan de recuperación de Polonia, una aprobación necesaria para que Varsovia pueda aprovechar los miles de millones de euros disponibles, además de otras ayudas del bloque, para ayudar a reactivar el crecimiento económico, que se vio afectado por la pandemia de coronavirus.

Sobre este tema, Hungría y Polonia iniciaron el día de ayer una agria batalla en los tribunales para despojar a la Unión Europea del poder de privar de recursos generales del bloque a países que no se ajusten a ciertos criterios sobre estado de derecho.

Abogados representantes de esos dos países participaron de una audiencia ante la máxima corte de la UE, en Luxemburgo, en un contexto de evidente agudización de las tensiones.

Hungría y Polonia cuestionan la normativa adoptada en 2020 sobre la capacidad de la UE de retener la transferencia de recursos a países que no cumplan con estándares en materia de independencia judicial, libertad de prensa y respeto por derechos fundamentales, entre otros.

Sylvia Zyrek, abogada de Polonia, dijo durante la audiencia que "la regulación infringe los tratados [constituyentes de la UE] y debe ser anulada enteramente".

La rebelión tiene un costo

La decisión del tribunal europeo podrá demorar meses, pero los países de la UE decidieron suspender de forma provisional el mecanismo de condicionalidad, a la espera de que la corte se pronuncie.

Polonia espera tener acceso a 24,000 millones de euros en subsidios, y Hungría unos 7,200 millones de euros.

Además de bloquear el desembolso de los fondos de recuperación de Covid-19 a Polonia, la Comisión podría seguir adelante con una nueva herramienta, aún no utilizada, para suspender el financiamiento a Estados que violan valores importantes consagrados en las leyes europeas.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, rechazó el día de ayer la idea del "Polexit". "Es un mito dañino con el que la oposición oculta su falta de ideas sobre la posición adecuada de Polonia en Europa.

El comisario de Industria de la Unión Europea, el francés Thierry Breton, dijo que no creía "ni por un segundo" que hubiera un "Polexit".