ROMA. Las dos formaciones antisistema de Italia se encuentran a un paso de llegar al poder, después de que limaran varios puntos claves de un programa de gobierno que promete abrir una etapa nueva con la Unión Europa.

El líder de la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E), Luigi Di Maio, y de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, se reunieron de nuevo este jueves durante más de tres horas para revisar, retocar y suavizar los puntos más delicados del contrato de gobierno y debatir sobre el perfil del candidato al cargo de primer ministro.

“Cerraremos formalmente el contrato en pocas horas. Estamos en los últimos detalles”, declaró Di Maio al término de la reunión.

“Resta por decidir el nombre del primer ministro”, adelantó el joven líder antisistema.

Dos meses y medio después de las elecciones legislativas del 4 de marzo, en las que ningún partido ni coalición obtuvieron la mayoría necesaria para gobernar, las dos fuerzas más votadas anunciaron que habían completado la redacción de un “contrato para el gobierno del cambio”, con 22 puntos en 40 páginas.

Seis puntos, que no fueron especificados, no contaban con el consenso de ambas partes, según informaciones de la prensa que aseguran que la última versión incluye políticas “humanitarias” sobre la inmigración, defensa del medio ambiente y negociaciones de los tratados con la Unión Europea.

La filtración, el lunes, del primer borrador, con elementos que incluían un mecanismo para salir del euro, había generado alarma en toda Europa. Sin embargo, la eventual salida del euro fue desmentida reiteradamente por ambas formaciones: “No se ha puesto en cuestión la moneda única”, precisaron.

La idea de cancelar los 250,000 millones de euros de la deuda pública italiana en poder del Banco Central Europeo (BCE) también desapareció rápidamente del acuerdo.

Fijar un “impuesto a la renta” a 15 y 20%, promesa electoral de la Liga, así como la propuesta de un salario fijo de ciudadanía, defendido por el M5E, además de la reforma de la controvertida ley de pensiones, figuran por ahora en el pacto de gobierno.

Todas, medidas que podrían costar varios miles de millones de euros para financiarlas.

Parecía imposible, no lo es.