Buenos Aires. El presidente electo y el saliente desayunaron en Balcarce 50 el día después de las elecciones.

La transición política y económica fue eje central de la charla, en medio de un día convulsionado por los anuncios del banco central.

Finalmente, el encuentro se dio dos horas después de lo previsto. Mauricio Macri lo convocó originalmente a las 8:30, para que la foto juntos se diera antes de la apertura de los mercados. “Hermano, no hablemos más del pasado. Hablemos del futuro”, comentó Alberto Fernández al presidente Mauricio Macri.

“Había buen clima. Se recibieron muy bien ambos presidentes. Diferente a lo que creía todo el mundo. Yo percibí buena onda”, comentó el fotógrafo presidencial, Víctor Bugge.

Al retirarse de la Casa Rosada, Fernández dio un caluroso abrazo al fotógrafo, a quien conoce bien desde que fuera jefe de Gabinete de Néstor Kirchner. “Es una buena persona. Conocedor como pocos de la Casa Rosada”, sintetizó Bugge.

¿Vida política para Macri?

En Casa Rosada, consideran que los 40 puntos que cosechó el jefe de Estado, Mauricio Macri, en las elecciones del domingo lo ubicarán como un referente opositor a futuro, y que la restricción cambiaria que tomó el banco central es en respuesta a la derrota ante el Frente de Todos. “Si había segunda vuelta, no tomaban esta medida”, razonaron en los pasillos de la Casa Rosada.

En un contexto económico delicado, la misma noche del domingo, el Banco Central de Argentina resolvió ajustar al máximo el cepo impuesto a la compra de dólares.

Mal vecino

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó que Argentina “escogió mal” en las elecciones del domingo, y descartó felicitar al mandatario electo, el peronista de centroizquierda Alberto Fernández.

“Lo lamento. No tengo una bola de cristal, pero creo que Argentina escogió mal”, dijo el mandatario ultraderechista, al dejar Emiratos Árabes Unidos rumbo a Qatar.

Difícil futuro entre vecinos.