La junta que tomó el poder en Guinea Bissau afirmó el sábado que el acuerdo de transición anunciado el jueves, en particular el nombramiento del presidente de la transición, sólo era una "propuesta", y se mostró "muy comprometida con la búsqueda de una solución a la crisis".

Confirmando esta marcha atrás, el presidente de transición nombrado el jueves, Manuel Serifo Nhamadjo, anunció que rechaza su nombramiento, al considerar que se sale de la "legalidad".

"Era una propuesta, no un anuncio oficial", aseguró el portavoz de la junta, teniente coronel Daba Da Walna, contactado por teléfono por la AFP tras el anuncio por el Consejo de seguridad de la ONU de que planea adoptar "sanciones específicas" contra los autores del golpe del 12 de abril y sus partidarios.

"Seguimos abiertos", afirmó el portavoz de la junta y el ejército.

"Estamos profundamente comprometidos a encontrar con la CEDEAO (Comunidad Económica de los Estados de Africa del Oeste) una solución de salida a la crisis", añadió.

"El comunicado era una propuesta, no un nombramiento oficial. Nadie nombra a un presidente y un órgano de transición por vía de comunicado", agregó.

El viernes "el comando militar" y "los partidos políticos" publicaron un comunicado conjunto firmado donde anunciaban el "nombramiento de un presidente de la república de transición" y del "presidente del Consejo Nacional de Transición" encargado de administrar el proceso de transición por un período máximo de dos años.

El golpe del 12 de abril ocurrió entre las dos vueltas de las elecciones presidenciales, en las que el ex jefe de gobierno Gomes Junior era gran favorito.