Barcelona. Punto final al controvertido mandato de Quim Torra al frente de la Generalitat. El Tribunal Supremo rechazó el día de ayer 28 de septiembre, por unanimidad el recurso que presentó el ‘president’ contra su condena de inhabilitación por desobediencia, y la decisión desde ayer 28 de septiembre, mismo es efectiva.

En la sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Juan Ramón Berdugo, el alto tribunal ratifica que el ‘president’ desobedeció de forma “contumaz y obstinada”.

Con la resolución, el Supremo ratifica la decisión que adoptó en diciembre del 2019, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) , que impuso a Torra un año y medio de inhabilitación y 30,000 euros de multa por un delito de desobediencia, tras negarse a retirar símbolos independentistas y a favor de los líderes del ‘procés’ en la fachada principal del Palau de la Generalitat.

Despedida

El hasta ayer 28 de septiembre, ‘president’ de la Generalitat, Quim Torra, hizo un llamamado a convertir las próximas elecciones autonómicas (aún sin fecha para realizar) en un “plebiscito” sobre la secesión.

Con estas palabras, Torra intenta recuperar una estrategia que ya utilizó el independentismo en el 2015. Entonces, a través de una candidatura unitaria, la antigua CDC y la CUP intentaron convertir las elecciones autonómicas anticipadas en un plebiscito sobre la secesión.

“Catalanes, empujad”, proclamó  Torra. “Somos una autonomía propiedad del Estado”.

“No tenemos la república catalana a la que nos habíamos comprometido; no hemos podido avanzar más aunque yo estaba comprometido a hacerlo con todas las consecuencias”, señaló Torra, quien instó  a los partidos independentistas a superar sus objetivos y avanzar juntos.

Torra dijo que su inhabilitación es un “golpe urdido por el Estado” contra el independentismo.