A pesar de lanzar oleadas de ataques terroristas por todo el mundo, el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) está preparando en silencio a sus seguidores para el eventual colapso de su califato, proclamado hace dos años con bombo y platillo.

A través de mensajes públicos y últimas acciones en Siria, los líderes del grupo comienzan a reconocer el declive de la organización terrorista en el campo de batalla al igual que la posibilidad de que sus fortalezas restantes colapsen.

Al mismo tiempo, el grupo ha prometido seguir adelante con su reciente campaña de violencia, incluso si los mismos terroristas mueren en el intento. Expertos antiterroristas de Estados Unidos creen que los ataques con gran número de víctimas en Estambul y Bagdad en el último mes fueron en gran parte como respuesta a los golpes militares que han tenido en Irak y Siria.

Dichos actos de terrorismo podrían continuar o incluso intensificarse, al menos inicialmente, según los analistas, ya que el grupo ha evolucionado de un cuasiestado con posesiones territoriales a una red violenta con difusas ramas y células en al menos tres continentes.

De hecho, mientras que la pérdida física de un santuario sería un duro golpe para el Estado Islámico limitándolo seriamente en muchos aspectos, como, por ejemplo, su capacidad para recaudar dinero, entrenar reclutas o planear operaciones terroristas complejas , desde hace tiempo se vislumbra que por su naturaleza altamente descentralizada, el grupo aún podría ser peligroso, de acuerdo con funcionarios estadounidenses y expertos en terrorismo.

En el caso del Al-Qaeda había jerarquía y estaba algo controlado, estos tipos no lo tienen. Tienen toda la energía y la imprevisibilidad de un movimiento populista , dijo Michael Hayden, un general retirado de la Fuerza Aérea que dirigió a la CIA del 2006 a 2009.

Los líderes del Estado Islámico en declaraciones públicas y entrevistas insisten en que su proyecto de un califato permanece viable, al mismo tiempo que reconocen que los reveses militares han obligado a un cambio de estrategia.

Pero los signos de desesperación van en aumento al interior del califato, que durante los primeros seis meses del 2016 se redujo en 12%, según un informe de IHS Inc, una empresa de análisis y consultoría.

Una serie de comunicados del Estado Islámico, emitidos en clave siria el mes pasado, informó sobre el cierre de los café Internet en una provincia y ordenó la destrucción de los televisores y antenas parabólicas en otra.

Las órdenes, consideradas como un esfuerzo para eliminar las herramientas de difusión de creencias infieles , efectivamente cortan el acceso a las noticias del mundo exterior.

Atentado suicida mata a ocho

Ocho personas murieron el miércoles en Bagdad en un atentado suicida con coche bomba que golpeó un punto de control de la policía, según las autoridades, en un barrio de la ciudad que ya había sufrido un atentado moral el día anterior.

El ataque del martes dejó como saldo al menos 12 personas muertas.