La organización separatista vasca ETA dijo ser consciente del "dolor" y de los "graves daños" causados durante su lucha armada y pidió "perdón" a las víctimas, en un comunicado publicado este viernes por el diario vasco Gara, a pocos días de su esperada disolución.

"Hemos provocado graves daños que no tienen vuelta atrás. A estas personas y a sus familiares les pedimos perdón", indicó la organización en el comunicado, en el que afirmó ser consciente "de que en este largo periodo de lucha armada hemos provocado mucho dolor".

"Lo sentimos de veras. Estas palabras no solucionarán lo sucedido, ni mitigarán tanto dolor. Lo decimos con respeto, sin querer provocar de nuevo aflicción alguna", afirmó la banda a la que se le atribuye un historial de atentados con bomba y asesinatos que dejó 829 muertos en nombre de su lucha armada por la independencia del País Vasco y Navarra.

ETA dijo no ser la única responsable del sufrimiento del País Vasco: "El sufrimiento imperaba antes de que naciera ETA, y ha continuado después de que ETA haya abandonado la lucha armada".

ETA renunció a la lucha armada en 2011 y en abril del 2017 entregó sus armas, proporcionando a la justicia francesa una lista de sus depósitos.

Un miembro del Grupo Internacional de Contacto (GIC), formado por personalidades de diferentes países para trabajar por la paz en el País Vasco, adelantó el jueves que el anuncio de la disolución se producirá el primer fin de semana de mayo (sábado 5 o domingo 6) en el País Vasco francés.

El gobierno español, que insiste en exigir la disolución de ETA, garantizó el jueves en voz de su ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que la organización no obtendrá "nada" a cambio.

erp