De manera sorpresiva, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) anunció que pintará su raya con Carles Puigdemont durante la próxima consulta que hará el presidente del Parlamento catalán para determinar el nombre del que será el próximo presidente.

La formación señala que “cada día que pasa, esta espada que representa el (artículo) 155 se va clavando un poco más”, por lo que Cataluña no puede “esperar mucho más” a tener “un gobierno que pueda ejercer”.

El vocero de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, ha apostado por intentar formar Gobierno antes de la Diada de Sant Jordi (23 de abril), porque “urge muchísimo” superar la etapa del artículo 155 de la Constitución, y ha dicho que no ve ahora a Junts per Catalunya (JxCat) en el “escenario” de plantear la investidura de Carles Puigdemont.

Sobre el candidato que debe ser propuesto a partir de ahora para ser investido presidente de la Generalitat, Sabrià recordó que “le corresponde a JxCat” plantear un nombre por haber tenido un mayor número de votos que ERC.

Después de que el miércoles el Parlament aprobara, con los votos de las fuerzas independentistas, una resolución que defiende el “derecho” de Carles Puigdemont, Jordi Sànchez y Jordi Turull a ser investidos pese a su reclusión, Sabrià ha evitado dar por hecho que el próximo candidato a la investidura tenga que ser uno de ellos.

Más allá de reivindicar que “todos los diputados”, incluidos los que están presos, “deberían poder ejercer sus derechos”, Sabrià puso de relieve que “JxCat ha afirmado que lo que hace falta es poner en marcha un gobierno”, sin perder de vista que Puigdemont renunció provisionalmente a ser investido ahora.

“El mismo abogado de Puigdemont ha dicho que al día de hoy su prioridad es su defensa”, por lo que Sabrià cree que “no estamos en el escenario” de intentar investirlo en las próximas semanas, pese a la insistencia de la CUP y la ANC de querer forzar la situación.

Después de recordar que “ERC es la fuerza que más gente tiene en la cárcel, en el exilio o imputada” por el proceso soberanista, se mostró dolido por el hecho de que haya independentistas que reprochen a su partido que quiera evitar que el presidente del Parlament, Roger Torrent, y los demás miembros de la Mesa se metan en problemas judiciales por permitir una investidura no efectiva.

Mas, en la misma línea

El expresidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, cuestionó que valga la pena investir a Carles Puigdemont como presidente, porque pese a que cree que tiene la legitimidad y los apoyos parlamentarios para intentarlo, ello supondría abrir más procesos penales contra otros dirigentes independentistas.