Londres. A CASI site años después de que el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, buscara refugio en la embajada ecuatoriana en Londres, la policía lo arrestó en respuesta a una solicitud de extradición estadounidense y por violar su fianza en Gran Bretaña.

La detención ocurrió después de que Ecuador le retiró el asilo diplomático. El presidente ecuatoriano Lenín Moreno informó que su gobierno tomó la decisión soberana de retirar el asilo diplomático a Assange por “violar reiteradamente convenciones internacionales y el protocolo de convivencia”.

En Washington, el Departamento de Justicia acusó a Assange de asociación ilícita con Chelsea Manning —una exanalista de Inteligencia— para penetrar en una computadora del gobierno en el Pentágono. El cargo se anunció una vez que Assange fue puesto bajo custodia.

Posteriormente en una corte en Westminster, Assange fue declarado culpable de violar su fianza en el 2012, un delito que conlleva una pena de prisión de hasta 12 meses. Con respecto a la extradición a EU, aparecerá el 2 de mayo.

Jennifer Robinson, abogada de Assange, aseguró ante reporteros que su cliente luchará contra su extradición a Estados Unidos. Agregó que el arresto sienta un precedente peligroso para los derechos de los periodistas.

Visión internacional

En respuesta al arresto, Donald Trump dijo que “no sabe nada sobre WikiLeaks”, a pesar de que lo elogió durante la campaña electoral del 2016, cuando la organización estaba publicando correos electrónicos robados que dañaban a la candidata demócrata Hillary Clinton.

El gobierno de Venezuela, la expresidenta argentina Cristina Fernández y el separatista catalán Carles Puigdemont rechazaron la postura del gobierno de Ecuador sobre el caso. Mientras que Naciones Unidas se pronunció por la defensa de los derechos humanos de Assange, cuya detención se produjo un día después de que WikiLeaks acusó al gobierno de Ecuador de una amplia operación de espionaje contra él.