Washington. Integrantes de la izquierda más dogmática del Partido Demócrata se encuentran frustrados por la postura que ha tomado la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, sobre los casos de Ilhan Omar y Alexandria  Ocasio-Cortez.

Trump atacó a la congresista musulmana de origen somalí, Ilhan Omar, elegida como representante demócrata en las pasadas elecciones intermedias, a través de un tuit, la semana pasada en donde la vincula con los ataques terroristas de septiembre del 2001.

Demócratas han criticado a Pelosi por no mostrar un enérgico rechazo por las fotografías que Trump subió a su cuenta, en donde combina una de la imagen de Ilhan Omar con una de los atentados en Nueva York a las Torres Gemelas.

Pelosi, sin mencionar el nombre de Omar, dijo que el acto de Trump está “por debajo de la dignidad que representa el Despacho Oval”.

Sobre el caso de la representante del Bronx, Alexandria Ocasio-Cortez, Nancy Pelosi ironizó sobre el fenómeno popular en el que se ha convertido. El pasado domingo en una entrevista con USA Today, la reportera le preguntó a Pelosi sobre la dificultad que representa tener a un grupo demócrata, encabezado por Ocasio-Cortez, que generalmente le cuestiona las decisiones que ella toma. Pelosi respondió: “Aunque haya personas que tienen un gran número de seguidores en Twitter, lo importante es que tenemos un gran número de votos en la Cámara”. La líder demócrata mencionó que ese grupo es minúsculo porque lo conforman “cinco personas”.

Popularidad en Twitter

Pelosi, al igual que en el caso de Ilhan Omar, no mencionó el nombre de Alexandria Ocasio-Cortez, pero no hacía falta. La joven neoyorquina tiene 2.4 millones de seguidores en Facebook.

“Lo que estamos viendo (en Pelosi) es el liderazgo de la vieja guardia que intenta marginar a algunos de los grandes agentes de cambio que fueron elegidos en el 2018, porque teme que le afecte a su liderazgo en el futuro”, dijo Charles Chamberlain, presidente de grupo liberal Democracia para América. Tensiones internas.