La Habana.- El ministro de Comercio Exterior de Cuba, Rodrigo Malmierca, visitó Catar el domingo y viajó este lunes a Argelia, dos países petroleros que pueden apoyar a la isla en momentos en que su principal proveedor de crudo, Venezuela, está en crisis.

En Doha, Malmierca se reunió con el primer ministro y ministro del Interior, Abdullah bin Nasser Khalifa al Thani, así como con los titulares de Finanzas, y de Comercio e Industria, para examinar "las relaciones de cooperación entre la nación caribeña y Catar, así como las vías para impulsarlas en varios campos", informó la cancillería cubana.

Cuba es al aliado más cercano de Venezuela. Desde comienzos de la década del 2000, Caracas ha suministrado a la isla socialista petróleo y apoyo económico, mientras que La Habana le ha ofrecido el servicio de miles de médicos, entrenadores deportivos y asesores militares.

Varios expertos también mencionan la presencia de cubanos en los círculos más altos del ejército venezolano.

Mientras que el gobierno de Nicolás Maduro enfrenta una fuerte crisis política, en Cuba "hay una preocupación real por la pérdida de ganancias", si llega a dejar el poder, dijo recientemente a la AFP un diplomático tras reunirse con el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez.

La pérdida del petróleo venezolano debilitaría una economía que ya está a media asta, con un crecimiento que ronda el 1% y que enfrenta escasez de alimentos.

Pero ante la caída del 40% en los envíos de petróleo en los últimos años, la isla se ha venido preparando y "ha comenzado a buscar proveedores alternativos de petróleo: Rusia, Irán y otros países", como Argelia, según Paul Webster Hare, ex embajador británico que ha vivido en ambos países y que es ahora profesor en la Universidad de Boston.