Seúl. Corea del Sur anunció ayer domingo que casi triplicaría el alcance de sus misiles balísticos, lo que le permitiría alcanzar la totalidad del territorio de Corea del Norte y una parte relativamente pequeña de China, en virtud de un nuevo acuerdo con Estados Unidos.

El acuerdo bilateral, que se produjo después de casi dos años de negociaciones, libera a Seúl para desarrollar y utilizar tecnología de misiles más poderosa en un momento de constante preocupación por las acciones de su beligerante vecino del norte.

Los conservadores en este país, desde hace años, se habían quejado de que Seúl podía siquiera acercarse al alcance de los misiles balísticos norcoreanos, pero Washington y otras naciones en la región han utilizado durante mucho tiempo pactos de limitación de armas para evitar una carrera armamentista.

Bajo el nuevo acuerdo, Corea del Sur ya puede ampliar el alcance de sus misiles balísticos a 800 kilómetros, en comparación con el previo de 300 kilómetros. Eso significa que el sur puede atacar la punta más septentrional de Corea del Norte, así como partes del noreste de China.

Las restricciones previas fueron parte del Régimen de Control de Tecnología de Misiles al que Seúl entró voluntariamente en el 2001.

Además, el acuerdo permite que los vehículos aéreos no tripulados surcoreanos, mejor conocidos como aviones drone, carguen mayores pesos de carga.

Tales vehículos se utilizan comúnmente para la vigilancia, pero también podrían ser utilizados en combate.