Ciudad de México. Cuando el Gobernador de Colorado llegó este año a México en una misión comercial para ver los lugares de interés, uno de los más asombrosos fue un Costco.

Era tan grande, limpio y moderno como cualquiera en Estados Unidos , recordó el gobernador demócrata John Hickenlooper, quien encontró los pasillos llenos de compradores que llevaban consigo nada más que sentimientos positivos hacia Estados Unidos .

Especialmente hacia las mercancías estadounidenses.

El Costco estaba abastecido con productos con el sello Hecho en EU , incluidos algunos de los 755 millones de dólares en mercancías que Colorado exporta a México cada año: carne de Greeley, latas de frijoles pintos de Holyoke y papas de las afueras de Monte Vista.

El comercio entre Estados Unidos y México va en crecimiento, 17% en el 2011 para ascender a una cifra récord de 461,000 millones de dólares, al mismo tiempo que México compite con China para convertirse en el segundo mayor socio comercial de Estados Unidos después de Canadá. El comercio entre China y Estados Unidos alcanzó los 502,000 millones de dólares el año pasado.

La creciente clase media en México compra más bienes estadounidenses que nunca, al mismo tiempo que convierte a México en un más democrático, dinámico y próspero aliado de EU.

Estamos obsesionados con China cuando deberíamos enfocarnos seriamente, para nuestro propio beneficio, en nuestro vecino México , expuso Robert Pastor, profesor de relaciones internacionales en la American University y autor de La idea de América del Norte.

Si bien las noticias acerca de torsos sin cabeza, barones de la droga y la inmigración ilegal domina los titulares, y gran parte de la agenda del gobierno de Obama al sur de la frontera se ha centrado en hacer cumplir la ley, los economistas aseguran que otra historia es aquella de grandes negocios.

No sólo a México le va mejor -macroeconómicamente hablando- de lo que los falsos estereotipos nos harían pensar, a México le va mejor que a Estados Unidos , indicó Richard Fisher, presidente de la Reserva Federal de Dallas.

En el mismo sentido, los inversores se preocupan por todo lo que le falta hacer a México: hacer cumplir el Estado de Derecho, reducir la pobreza, deshacer los monopolios antieconómicos de los medios de comunicación y teléfonos, abrir la industria petrolera nacional a la inversión extranjera y reducir la corrupción endémica.

En el 2012, el informe anual del Banco Mundial Doing Business , que mide los puntos de referencia tales como el cumplimiento de contratos, pago de impuestos y la protección de los inversores, México terminó en un mediocre lugar 53 entre 183 países, una calificación embarazosa para el gobierno pro empresarial de Felipe Calderón.

Sin embargo, la tendencia va para arriba. Entre mejor esté México, mejor estaremos nosotros , afirmó Fisher.