Trenton. Contrito y humillado, el gobernador republicano de Nueva Jersey, Chris Christie, se disculpó públicamente ayer por un escándalo sobre embotellamientos provocados por motivos políticos el año pasado, al anunciar que ha despedido a un alto asesor y a un alto operador del Partido Republicano, quien aseguró lo había traicionado.

Al manifestar que estaba avergonzado y humillado por la conducta de algunas de las personas de mi equipo , Christie, un potencial contendiente para la nominación presidencial republicana en dos años, negó ser un bully y afirmó que aún no entiende por qué sus colaboradores al parecer trataron de castigar al alcalde demócrata de Fort Lee, Nueva Jersey, al cerrar un par de carriles de acceso al puente George Washington durante cuatro días, a principios de septiembre. Los cierres provocaron un severo embotellamiento en Fort Lee, que retrasó no sólo a los viajeros, sino a los autobuses escolares y a vehículos de emergencia.

Christie indicó que había despedido a su subjefa de gabinete, Bridget Anne Kelly, uno de los colaboradores aparentemente responsables del cierre de los carriles del puente, una arteria clave sobre el río Hudson hacia Nueva York. También expuso que le ha dicho a Bill Stepien, su jefe de campaña en el 2013, no aplicar para convertirse en presidente del Partido Republicano del estado o trabajar con la Asociación de Gobernadores Republicanos, que preside Christie.

He venido aquí hoy para pedir disculpas a la gente de Nueva Jersey , manifestó Christie, en una concurrida conferencia de prensa que duró casi dos horas. Pido disculpas a la gente de Fort Lee y pido disculpas a los miembros de la Legislatura estatal , abundó.

Más tarde dijo: Tengo el corazón destrozado por esto y estoy muy decepcionado. Creo que todavía no he llegado a la etapa de estar enojado, pero estoy seguro de que llegaré a ella .

A lo largo de la conferencia de prensa, Christie trató de trazar una línea muy fina entre aceptar la responsabilidad por los actos de sus subordinados y negar cualquier implicación en los embotellamientos.

Christie habló un día después de la publicación en los medios de comunicación estadounidenses de una serie de correos electrónicos y mensajes de texto conectados a Kelly y dos personas -designadas políticamente- de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey con respecto a los cierres de carriles.

Los demócratas aseguran que los cierres fueron un acto de represalia en contra del alcalde de Fort Lee, Mark Sokolich, quien no apoyó a Christie para su reelección.