La ex analista de inteligencia militar estadounidense Chelsea Manning cuestionó el legado de Barack Obama después de que el ex presidente demócrata conmutó su sentencia la semana pasada, y pidió "un líder progresista sin remordimientos" que luche por los derechos de las minorías.

Aunque no mencionó por su nombre al actual mandatario, Donald Trump, Manning escribió en el diario británico The Guardian que "tras ocho años de buscar compromisos y obtener un desprecio incansable a cambio, nos estamos moviendo hacia tiempos más oscuros" e instó a los demócratas a no comprometerse.

Trump respondió a través de Twitter, llamándola traidora y criticando la decisión de ponerla en libertad. "La desagradecida TRAIDORA Chelsea Manning, que nunca debería haber sido liberada de la cárcel, está llamado ahora líder débil al presidente Obama. ¡Terrible!", escribió.

Manning fue sentenciada a 35 años de cárcel por protagonizar la mayor filtración de información clasificada de la historia de Estados Unidos en el 2010, al entregar secretos gubernamentales al grupo Wikileaks. En uno de sus últimos actos antes de dejar el poder la semana pasada, Obama conmutó a unos siete años su condena, permitiendo que acabe el 17 de mayo.

Republicanos como el portavoz de Trump criticaron el perdón por ser un peligroso precedente para los filtradores. Obama defendió la decisión afirmando que Manning cumplió una dura sentencia y que se había hecho justicia.

Anteriormente conocida como el soldado Bradley Manning, Chelsea nació como varón pero después de que fue hallada culpable de espionaje reveló que se identificaba como mujer. Tuvo problemas para sobrellevar el ser una mujer transgénero en una prisión militar para hombres e intentó suicidarse dos veces.

En su artículo en The Guardian no reconoció de forma directa la medida de gracia de Obama. En su lugar, dijo que el ex presidente se comprometió demasiado y dejó un "legado vulnerable" con "muy pocos logros permanentes".

"La simple y única lección que podemos extraer del legado del presidente Obama: no empiecen con un compromiso. No se encontrarán en la mitad del camino. En su lugar, lo que necesitamos es un líder progresista sin remordimientos", agregó.