Bradford, Gran Bretaña.- Stephen Griffiths, un estudiante de criminología británico de 40 años compareció en un tribunal para ser formalmente acusado de tres cargos de homicidio por la muerte de tres prostitutas en el norte de Inglaterra, y se presentó como el "caníbal de la ballesta".

Según reportes aparecidos en los medios, fue acusado de matar a Suzanne Blamires, de 36 años; Shelley Armitage, de 31; y Susan Rushworth, de 43.

La policía, que detuvo a Griffiths el lunes, halló el martes los restos de Blamires en un río cercano. Los otros dos cuerpos no han sido encontrados.

Invitado a identificarse durante una audiencia técnica este viernes por la mañana en un tribunal de Bradford, el acusado respondió: "El caníbal de la ballesta".

Durante su comparecencia no se divulgó ningún detalle sobre los asesinatos, conforme a la legislación británica.

Griffiths compareció nuevamente el viernes por la tarde ante el juez, que decidió su ingreso en prisión y fijó una nueva audiencia para el 7 de junio.

La policía, mientras tanto, continuaba registrando el edificio donde vivía el acusado, licenciado en psicología y que cursaba un doctorado en criminología, cerca de la 'zona roja' de la ciudad, así como los jardines aledaños.

La región de Yorkshire ya fue escenario de 13 asesinatos de mujeres en los años 1970, cometidos por Peter Sutcliffe, conocido como el "Destripador de Yorkshire", condenado en 1981 a cadena perpetua.