Los Ángeles. California cerró filas en torno a su gobernador Gavin Newsom en el intento de asalto del Partido Republicano a través de un referéndum revocatorio. De esta manera Newsom podrá cumplir la totalidad de su gobierno faltando 16 meses para que concluya.

Con más del 60% de los votos escrutados (al cierre de la edición) en todo el estado, los canales CNN y NBC dijeron que Gavin Newsom se había impuesto luego que alrededor de dos tercios de los votantes apoyaran al titular en el referéndum revocatorio impulsado por los republicanos.

El apoyo a Newsom (votos por el No) llevaba 5.5 millones de votos frente a 2.7 millones de votos a favor de su salida del gobierno; 66.8% frente al 33.2 por ciento.

Entre los que votaron por el Si, 43.6% lo hicieron a favor de Larry Elder. Kevin Paffrath obtenía el 10.7% de los votos, al cierre de la edición.

El revocatorio permitió a los californianos evaluar directamente al gobierno de Newsom, particularmente el tema del manejo de la crisis sanitaria, un tema criticado por los republicanos que apoyaron la organización del revocatorio.

Los resultados del revocatorio representaban réplicas políticas para Washington; la Casa Blanca calificó el ejercicio de ayer como de “vida o muerte”. En efecto, Joe Biden y Kamala Harris ampliaron el significado de las votaciones como una “batalla contra el trumpismo” y contra los antivacunas de extrema derecha, señaló el periódico Los Angeles Times en su edición electrónica ayer por la noche.

Newsom es solo el cuarto gobernador en la historia de Estados Unidos y el segundo en California en enfrentar una destitución.

Newsom pasó parte de la jornada electoral de ayer en San Francisco. En un mercado, comentó que el riesgo de que lo sacaran del Gobierno lo recibiría la economía y la salud pública ya que Larry Elder, un conductor de radio popular, y que encabezaba las encuestas entre los postulantes republicanos, prometió eliminar los cubrebocas y las vacunas.

“California ha superado a Florida, Texas, Indiana, y a los Estados Unidos en su conjunto, no solo en lo que se refiere a los resultados de salud sino también en los económicos”, dijo para hacer una clara diferenciación con estados gobernados por el Partido Republicano.

Receta trumpista

El gobernador Newsom señaló como “ridícula” la acusación de fraude que hizo Larry Elder.

“Este asunto del fraude electoral es una tontería; es vergonzoso. Y cuando digo eso, lo digo en serio”, reportó Los Angeles Times.