Londres. Con motivo de la esperada retirada británica del bloque europeo, tres años y medio después del referéndum, el líder conservador admitió en una nota divulgada que mira el futuro del país con “confianza” en este momento histórico.

El jefe del gobierno hará el viernes un discurso al país cuando a las 23:00 horas se formalice el divorcio del Reino Unido del club comunitario, más de 40 años después de su ingreso, y empiece un periodo de transición hasta finales del año, durante el cual Londres y Bruselas negociarán su futura relación comercial.

“El viernes marca un momento importante en la historia del Reino Unido. No importa cómo hayas votado (en el plebiscito) en el 2016, es hora de mirar adelante con confianza hacia el país global y pionero que seremos en la próxima década y superar las divisiones”, dijo el primer ministro.

El gobierno informó de que ha emitido una moneda de 50 peniques (59 céntimos) con la inscripción “paz, prosperidad y amistad a todas las naciones” y la fecha del 31 de enero del 2020, que entrará en circulación este mismo viernes.

El primer ministro presidirá el 31 de enero la reunión del gobierno en el norte de Inglaterra, como gesto de apoyo a los británicos de esa zona que le votaron en los comicios de diciembre.

Además, el viernes se colocarán banderas británicas en la plaza del Parlamento y en la gran avenida The Mall (que une la zona gubernamental y el palacio de Buckingham), mientras que los edificios del gobierno serán iluminados de rojo, blanco y azul, los colores de la Unión Jack (la insignia del Reino Unido).

Además, a partir de las 22:00 horas se proyectará un reloj sobre el edificio del 10 de Downing Street, que hará la cuenta regresiva para el brexit.