São Paulo. El presidente Jair Bolsonaro dijo que Argentina tiene “mucho más” que perder en caso de tensiones con Brasil, pero que apostará por el “pragmatismo” en las relaciones con el gobierno entrante del peronista de centroizquierda, Alberto Fernández.

“Argentina dio un giro a la izquierda. Vamos al pragmatismo. Si peleamos, perdemos, pero Argentina pierde mucho más”, dijo el presidente ultraderechista en Brasilia, la víspera de una cumbre del Mercosur en el sur de Brasil y a menos de una semana de la asunción de Fernández en reemplazo del liberal Mauricio Macri.

La primera cita entre Bolsonaro y Fernández aún no tiene fecha y la hostilidad entre ambos preocupa en el ámbito de negocios, dada la interdependencia de las dos economías.

Brasil es el principal destino de las exportaciones de Argentina, y éste es el tercero de las brasileñas (detrás de China y Estados Unidos), aunque representa el principal para los productos industriales.

Bolsonaro se abstuvo de felicitar a Fernández y no asistirá a su toma de posesión el 10 de diciembre, molesto por la campaña del peronista a favor de la liberación del expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva, encarcelado por corrupción hasta principios de noviembre.

Temeroso de que Fernández, heredero de una economía en crisis, adopte políticas proteccionistas, el gobierno de Bolsonaro llegó a amenazar con abandonar el Mercosur, el bloque formado también por Paraguay y Uruguay.

“Tenemos que honrar contratos. No podemos romper los contratos y acuerdos, porque perdemos credibilidad”, señaló Bolsonaro.

El mandatario brasileño citó proyectos de interés común, como la creación de una conexión vial entre el puerto brasileño de Santos y el Pacífico chileno, con paso por Argentina y Bolivia.

“Tenemos un sueño de un paso por el Pacífico, (que) pasaría por Argentina; depende del contacto con ellos”, comentó.

Las expectativas sobre la cumbre del Mercosur en Bento Gonçalves no son altas, dada la transición en curso tanto en Argentina como en Uruguay, donde el liberal Luis Lacalle Pou ganó a fines de noviembre las elecciones presidenciales, poniendo fin a 15 años de gobiernos de izquierda.

Bolsonaro se dijo, sin embargo, expectante de firmar algunos acuerdos. “No podemos salir con las manos vacías”.

No devaluará el real

El presidente brasileño negó que Brasil maniobre para desvalorizar el real frente al dólar, dos días después de que Donald Trump anunciara gravámenes a las importaciones estadounidenses de acero y aluminio de Brasil y Argentina, acusando a esos países de devaluar sus monedas.

“No estamos aumentando artificialmente el precio del dólar”, dijo a la salida de su residencia en Brasilia el mandatario de ultraderecha, que aspira a estrechar su alianza diplomática y económica con Estados Unidos.

Bolsonaro atribuyó la depreciación del real a factores como la guerra comercial entre Estados Unidos y China. “El mundo está globalizado, incluso la pelea entre Estados Unidos y China impacta en el precio del dólar aquí”, alegó.

Desde inicios de noviembre, el real se depreció en torno a 5% frente al dólar, que llegó a cotizarse por encima de los 4.27 reales, un récord histórico. El billete verde se negociaba a 4.19 reales. A inicios de noviembre, estaba a 4.01.

Datos en la mira

  • 5 de diciembre: cumbre de Mercosur en Brasil.
  • Bolsonaro invitó a la presidente provisional de Bolivia, Jeanine Áñez.
  • Será la última cumbre a la que asista el presidente argentino Mauricio Macri.