Davos. Existe un riesgo real para la que el mundo debe estar alerta y bien preparado; un evento que de presentarse demandará toda la atención, conocimiento y cooperación internacional. Se trata del bioterrorismo, alertó el fundador de Microsoft y actual CEO de la Fundación Bill y Melinda Gates.

Es muy difícil evaluar las probabilidades de sufrir un ataque bioterrorista, pero el daño podría ser enorme (...) una epidemia, ya sea natural o causada intencionalmente, podría llegar a causar unas 10,000 muertes , comentó.

Al participar en el Foro de Davos, en una conversación sobre Una iniciativa global para combatir las epidemias , admitió que se trata de un riesgo global que tendría que obligar a los gobiernos a trabajar juntos ante la evidencia de que las epidemias no respetan fronteras.

El impacto que tienen las epidemias sobre la economía mundial asciende a 53,000 millones de dólares cada año. Sólo el último brote de ébola en África Occidental terminó con la vida de 10,700 personas: una pérdida económica estimada de 2 billones de dólares en los países más afectados en el 2015, advirtió Jeremy Farrar, director de la fundación The Welcome Trust.

Atención oportuna, ?mejor que urgente

En la misma sesión, la primer ministro de Noruega, Erna Solberg, comentó que es importante comenzar con una discusión global donde participen todos los países para echar manos a la obra en investigaciones y desarrollos científicos que permitan contrarrestar o enfrentar este tipo de amenazas.

Se trata de investigaciones que se toman tiempo. Y es mejor estar preparados que convocar iniciativas de urgencia para resolver problemas inminentes, aseveró.

Asimismo, en esa sesión, anunciaron la Coalición para la Innovación y la Prevención de Epidemias, un fondo para financiar y desarrollar vacunas seguras y eficaces.

Fue fundada por los gobiernos de India y Noruega; la fundación Bill y Melinda Gates; el Wellcome Trust y el Foro Económico Mundial, que inicia con una inversión inicial de 460 millones de dólares y están apoyados por los gobiernos de Alemania, Japón y Noruega.

valores@eleconomista.com.mx