Nueva York. Empresas de todo el mundo continuaban afectadas el lunes por un ciberataque masivo que se ceba con clientes de la compañía informática estadounidense Kaseya desde el viernes y por el que los piratas informáticos exigen un rescate de varios millones de dólares.

La mayoría de las 800 tiendas de una de las principales cadenas de supermercados de Suecia seguían cerradas ayer, tres días después de que el ataque dejara sin servicio las cajas registradoras.

“La mayoría de nuestras tiendas permanecen cerradas", dijo Kevin Bell, portavoz de Coop Suecia, quien destacó que la situación era "más positiva" que el día anterior para volver a la normalidad.

Los piratas informáticos lanzaron un ataque el viernes contra la empresa estadounidense Kaseya, en las puertas de un fin de semana largo en Estados Unidos, al aprovechar una falla en su software de administración, utilizado por muchos de sus clientes.

La firma de ciberseguridad Huntress Labs dijo el sábado que el software pirateado "se ha utilizado para cifrar más de 1,000 empresas" a las que los piratas informáticos exigen el pago de un rescate.

Es probablemente el más grande ataque de ransomware de todos los tiempos", dijo Ciaran Martin, profesor de ciberseguridad de la Universidad de Oxford.

El FBI ha abierto una investigación y está trabajando con la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad de Estados Unidos (CISA) y otras agencias "para comprender la magnitud de la amenaza”, pero el ataque parece ser de tal envergadura que puede ser imposible responder a todas las víctimas individualmente.

Biden duda si son rusos

Según varios expertos, el ataque fue llevado a cabo por un afiliado del grupo de hackers de habla rusa conocido como REvil.

En un reclamo publicado en el sitio de la darknet "Happy Blog", asociado en el pasado con REvil, el presunto autor del ataque pide el pago de un rescate de 70 millones de dólares en bitcoin.

Los hackers prometen a cambio liberar "públicamente un descifrador para los archivos de todas las víctimas, para que todos puedan recuperarse del ataque en menos de una hora", después de pagar el rescate.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el sábado que había ordenado una investigación para determinar si el ataque procedía de Rusia. "No estamos seguros", dijo al respecto.

Según Kaseya, "solo una muy pequeña parte de clientes que utilizan el programa" se han visto afectados. La compañía estimó el viernes que las compañías atacadas eran menos de 40. Pero algunas de esas empresas tienen muchos clientes y el ataque se habría multiplicado rápidamente.