Ginebra. La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, dijo estar “profundamente impactada” por las condiciones degradantes en que se encuentran los migrantes en centros de detención en Estados Unidos, y reiteró su rechazo a la separación de niños de sus familias.

En un comunicado expresó su consternación por el trato “cruel, inhumano o degradante” a los refugiados, que organismos de la ONU han encontrado en centros de detención migratorios de EU.

“Como pediatra, pero también como madre y exjefa de Estado, estoy profundamente impactada de que los niños se vean obligados a dormir en el suelo en instalaciones superpobladas, sin acceso a atención médica ni alimentos adecuados, y con malas condiciones de saneamiento”, indicó la ex presidenta chilena.

En su opinión, detener a un menor, incluso por un corto periodo y en buenas condiciones puede tener un impacto “grave en su salud y desarrollo”, por lo que consideró alarmante que esa situación se siga dando e instó a las autoridades a encontrar alternativas para los migrantes y refugiados.

Sin embargo, el presidente Donald Trump ha reiterado desde la semana pasada que se difama el buen trabajo que ha realizado la Patrulla Fronteriza en los centros de detención. Además ha enfatizado que dichos centros ofrecen mejore4s condiciones de vida que los propios paises de origen de los migrantes.

Informe sobre Nicaragua

Por otro lado, Bachelet presentará este miércoles en Ginebra, un informe sobre la crisis de derechos humanos en Nicaragua.

“Bachelet actualizará sin reservas su informe sobre la grave situación de violación de derechos humanos que afecta al pueblo de Nicaragua”, informó el diario nicaragüense La Prensa.

Información diplomática desde Suiza reveló que Bachelet continúa el monitoreo de Nicaragua, para lo cual viajó a Centroamérica, para entrevistas y reuniones junto a su equipo especial radicado en Panamá en el seguimiento de la represión que se vive en el país.