Londres. El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, fue condenado por la justicia británica a 50 semanas de prisión por violar una fianza en el 2012.

En su fallo, la jueza Deborah Taylor pareció poco impresionada con la disculpa escrita que entregó Assange y con el argumento de su abogado, de que Assange buscó refugio en la embajada debido a un temor abrumador de ser trasladado desde Suecia, donde enfrentaba acusaciones de violencia sexual, a Estados Unidos, donde pudo haber enfrentado cargos no relacionados por su actividad en WikiLeaks.

La jueza dijo que es difícil imaginar una versión más grave del delito que la cometida por el hacker de 47 años y dictaminó para él una sentencia de casi un año de reclusión. Destacó que Assange no se rindió voluntariamente y que sólo se enfrentaba al tribunal porque el gobierno de Ecuador le retiró su protección el mes pasado.

Assange se enfrentará el día de hoy a una audiencia judicial por separado por una solicitud de extradición de Estados Unidos. Las autoridades estadounidenses han acusado a Assange de confabular para infiltrarse en un sistema informático del Pentágono.

La jueza señaló que los siete años que Assange pasó en la embajada ecuatoriana tuvieron un costo para los contribuyentes británicos de 16 millones de libras (21 millones de dólares).