Un día después de que The New Yorker cancelara la participación de Steve Bannon en su festival, el otrora poderoso asesor de Donald Trump dejaba huella en otro festival, el de cine de Venecia.

El martes se llevó a cabo el estreno mundial de American Dharma, el reciente documental realizado por el aclamado Errol Morris sobre el personaje que hizo (o hace a través de su legado) funcionar a la Casa Blanca.

Indignados, Judd Apatow, Jim Carrey y John Mulaney amagaron con retirarse del festival organizado por The New Yorker si Bannon acudía. Los tres cómicos pensaron que “el público ya había escuchado lo suficiente sobre su persona, una descarada ideología supremacista blanca y su particular populismo”.

En efecto, el enfado entre los que van a asistir al festival de la prestigiosa revista provocó que el editor de la revista The New Yorker, David Remnick, le retirara la invitación a Bannon, quien a su vez, le dijo al New York Times que Remnick “demostró que era irreflexivo cuando se enfrentó a la turba aullando”.

¿Qué hay dentro de la cabeza de Bannon?

La mayor parte del documental de Morris se basa en una entrevista de aproximadamente 16 horas con Bannon. Si usted no conociera a Bannon y se sentara en el cine a ver el documental, “probablemente le parezca una figura fascinante, cautivadora y, en ocasiones, hasta encantadora”, escribió Owen Gleiberman de la revista Variety.

Gleiberman señaló que la película de Morris “ofrece destellos de las fechorías de Bannon, como son, por ejemplo, los titulares racialmente incendiarios del sitio web Breitbart News” que dirigió Bannon antes de unirse a la campaña presidencial de Trump.

“¿Steve Bannon es realmente quien dice ser? Es cierto que las ideas que conocemos de él claramente forman parte de él; sin embargo, al ver American Dharma, es difícil escapar del juego que plantea Errol Morris”, comenta Gleiberman.

Bannon “no es un furioso tragafuegos”, más bien está “jugando el papel de un oso de peluche”, remata el crítico de la revista Variety.

Durante una conferencia de prensa en Venecia, de acuerdo con la publicación Hollywood Reporter, Morris afirmó que American Dharma se ha enfrentado a la “prensa hostil” y agradeció al festival por exhibir su obra. Se negó a comentar si su obra le termina ayudando a Bannon.

También reveló que cuando entrevistó a Bannon lo comparó con Satanás, y tras su respuesta llegó la sorpresa. El exestratega de Trump “abrazó la idea”.

La idea de la comparación se la otorgó la esposa de Morris.

“Mi esposa me dijo: ‘Bannon es un poco como Lucifer en Paradise Lost, y así se lo dije a él.

“¡Ese personaje de Lucifer, también conocido como Satanás, me recuerda a ti!’. Creo que eso sirve para aprender algo, porque él aceptó la idea”.

El ganador del Oscar al mejor documental en el 2003 (The fog of war: eleven lessons from the life of Robert S. McNamara) se pregunta: “¿Cuántos personajes han abrazado la idea de que podrían ser Satanás? No puedo pensar en ninguno, excepto en uno: Steve Bannon. A él le encantó la idea”.

Uno de los periodistas que asistió a la conferencia de prensa soltó una pregunta que, quizá, el propio The New Yorker pudo haber recibido en las últimas semanas sobre la presencia de Bannon en su festival: “¿Está usted avergonzado por haberle dado voz a Bannon?”. Morris le respondió: “Si tratas de decirme que esto es malo o que es destructivo, debes tener miedo, y también debes estar asustado porque no aprenderás nada porque no quieres aprender algo”.

The Washington Post pudo comprobar que Bannon no asistió al Festival de Venencia para ver el lanzamiento del documental.