Tel Aviv. El secretario de Estado, Mike Pompeo, viajó a Israel, donde ratificó el respaldo de Estados Unidos hacia el estado judío en su enfrentamiento con Irán.

“Estados Unidos está con Israel en esta pelea”, expresó el diplomático al llegar.

Pompeo está usando su viaje al Oriente Medio para pedir una acción internacional concertada para castigar a Irán por sus programas de misiles.

Esa posición fue saludada por Israel, que considera a Irán la mayor amenaza a su seguridad y ha estado llamando a la comunidad internacional a revisar su acuerdo nuclear del 2015 con Teherán. Pompeo llegó a Israel tras visitar Arabia Saudí, otro fiero rival de Irán y donde fue recibido por el rey Salmán.

“Irán está desestabilizando a toda la región”, expresó Pompeo a periodistas, acompañado del canciller saudí Adel al Jubeir.

“Seguimos profundamente preocupados por la peligrosa escalada de las amenazas iraníes contra Israel y la ambición de Irán de dominar el Oriente Medio persiste”, dijo Pompeo tras una reunión de casi dos horas con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

En su opinión, “Irán ha estado actuando peor desde la firma del acuerdo nuclear y “Estados Unidos está con Israel en esta pelea”.

Pompeo, ex director de la CIA, había llegado a Riad un día antes, poco después de que rebeldes hutis proiraníes en Yemen dispararon misiles contra la ciudad saudí Jizan, matando a una persona y subrayando lo que expertos consideran una incipiente amenaza iraní. Funcionarios estadounidenses que viajaban con Pompeo acusaron a Irán de suministrar los misiles a los rebeldes en Yemen, y

El presidente Trump debe decidir para el 12 de mayo si el país sigue en el acuerdo nuclear. Pompeo repitió la posición de Trump de que si no puede “corregirlo, se va a retirar”, dando a entender que Trump aún no ha tomado una decisión.