Consolidar esquemas como el de la subcontratación, la cual es una práctica internacional y legal, ha permitido aumentar las fuentes de trabajos de calidad, pero no se trata únicamente de que empresas apoyen a la contratación, sino que aporten recursos e innovación para la capacitación y formación de los colaboradores para su crecimiento personal, consideró Raúl Beyruti Sánchez, presidente de GINgroup.

De acuerdo con datos de la Confederación Internacional de Agencias Privadas de Empleo, las empresas de subcontratación lograrán, en un plazo de cinco años, crear más de 280 millones de empleos en todo el mundo. “Sin embargo, existe un desconocimiento sobre el concepto que conlleva este esquema de empleo”, explicó GINgroup. Jaime Flores, director general de Cadem Consultores, ha señalado que hablar de outsourcing, tercerización y trabajo en régimen de subcontratación remite a tres términos que indebidamente se emplean de manera indistinta.

“En la subcontratación, un patrón o contratista, con sus trabajadores, presta servicios a sus clientes o contratantes, quienes no guardan relación laboral con los trabajadores. Esta relación puede generar beneficios adicionales no sustitutivos para los trabajadores, mayor productividad y menos rotación. En México, se fundamenta y confirma validez en los artículos 15-A, 15-B, 15-C y 15-D de la Ley Federal del Trabajo ”, refirió.

[email protected]