No puedes considerar como una deducción personal los gastos realizados por el contribuyente para compra de ropa, porque no están expresamente señalados en el artículo 151 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR).

Este tipo de gastos tampoco se podrían aplicar como gastos deducibles propios de tu actividad, porque la LISR no establece deducciones autorizadas para personas físicas que perciben ingresos por sueldos y salarios.

Si tienes una pregunta concreta en materia laboral, fiscal, jurídica o de contabilidad, escríbenos a capital.humano@eleconomista.mx o contáctanos en Facebook o Twitter