El proceso de adquirir o rentar una vivienda no es sencillo, se tienen que considerar los diferentes escenarios que trae consigo, como el plazo en el que rentará o pagará (en caso de contar con algún crédito hipotecario), la zona y servicios que requerirá (rutas de transporte, estacionamiento, plazas o parques públicos) y sobre todo un factor que, si bien es cuestión personal, también representa un gasto considerable a la hora de habitar su hogar: amueblarla.

Esteban vive en la Ciudad de México y decidió renovar algunos muebles de su departamento. Todo iba como lo había planeado hasta que adquirió una vitrina. Llegó el día de la entrega y tuvo la mala suerte de descubrir que no entraba por la puerta principal, luego de realizar un cambio en la pieza que adquirió, tomó como lección lo sucedido para llevar un registro de medición en todos los muebles que fuera a adquirir, así como en las puertas, pasillos y recámaras de su vivienda.

Dicen que en gustos se rompen géneros y, al momento de comprar sus muebles, la emoción o gusto por llenar el hogar de elementos que son de su agrado trae consigo consecuencias que no consideró en un principio como endeudarse de más e incluso que el tamaño del mobiliario sea pequeño para el espacio de su vivienda o viceversa, que sean grandes y no quepan en el espacio donde habitará.

En este contexto, Cecilia Furfaro, directora general del portal inmobiliario Vivanuncios, destacó que es importante identificar el tamaño apropiado del mobiliario. “No es lo mismo comprar un sillón para un departamento que para una casa”, expresó.

Para evitar estos problemas, Furfaro aseguró que es importante medir con exactitud el mobiliario que se piensa adquirir e incluso en algunos establecimientos tienen personal que puede auxiliarlo en esos casos donde pueden ofrecerle hasta una cinta métrica.

“Esto jamás le pasará si tiene la precaución de tomar las medidas de todas las habitaciones, de las puertas, las escaleras y elevadores. Un elemento importante a considerar es que deberá medir las piezas o muebles que más le gusten, ya que cuando están en exhibición pueden parecer más chicos o profundos de lo que en realidad son”, añadió.

Por otro lado, Carolina Llanas, Head of Product & Business Development en Homie, mencionó que otro factor importante es si la vivienda será propia o rentada.

“Tienen que considerar que si el espacio que piensan amueblar es rentado, no deben adaptarse a dicho inmueble, a menos que dentro de sus planes esté adquirirlo. Si se adaptan y deciden no continuar con el arrendamiento, los muebles que se compraron pueden no caber en el nuevo espacio. No es necesario tenerlo todo a 100% en la primera semana o mes, hay tiempo para adaptarse y complementarlo. Hay que ver y analizar varias opciones, comparar precios, tomar medidas y decisiones”, señaló.

Todo cabe en un jarrito

¿Qué pasa si alguno de los muebles que adquirió resulta ser de mayor proporción a su hogar o viceversa? Ya sea por descuido, compras precipitadas o porque no calculó previamente los espacios de su vivienda, existen alternativas en las que podrá solucionar dicho inconveniente.

De acuerdo con Carolina Llanas, es muy importante tener la noción del espacio antes de comprar los muebles, además de que también se tiene que conocer el lugar que habitará.

“Si por alguna razón compró algo y no se ajusta al inmueble, es importante que conserve los tickets o facturas para realizar un cambio o devolución. La mayoría de las tiendas departamentales le ofrece entre 30 y 45 días para algún cambio o devolución, siempre y cuando se encuentre en las condiciones iniciales al momento de la entrega”, comentó.

En caso de que la mueblería no cuente con devoluciones, la directora general de Vivanuncios aseguró que ante dicho escenario también existen soluciones.

“Lo mejor será organizar una venta de garage, o bien, venderlos a través de páginas de internet de anuncios clasificados; ésta es una de la opciones más fáciles y seguras”, dijo Furfaro.

En el caso contrario, cuando el mobiliario es de menor proporción, puede optar por agregar elementos que no hagan ver a su hogar grande y vacío.

“Si quedaron chicos, pero son de su agrado y funcionales, puede comprar otros elementos decorativos como macetas grandes para vestir el espacio restante”, agregó Carolina Llanas.

Haga valer su gasto

Pese a que los gustos y estilos de cada persona son distintos, siempre será una inversión la que debe asegurar al momento de querer amueblar su vivienda.

“Esto depende mucho del estilo y tamaño que se pretende acondicionar. Por lo general, la inversión puede representar entre 10 y 20% del valor total del inmueble”, expuso Cecilia Furfaro.

En este sentido, Carolina Llanas destacó que también debe poner especial atención a las fechas de entrega, así como al estado en que se recibe el mobiliario.

“Es importante supervisar las fechas de entrega y de ser posible programar todo para un día o dos. Revisar bien el estado de los muebles al momento de la entrega, que no vengan dañados o tengan algún defecto de fabricación y que no falte alguna pieza e impida que se armen de manera correcta”, finalizó.