La compra de una casa es una decisión que marca la vida de quien la adquiere, pero la venta de un inmueble es mucho más, debido a los trámites que conlleva.

No es tarea sencilla vender una propiedad, ya que el propietario debe de considerar diferentes aspectos, que van desde estar al corriente con el pago de sus servicios hasta el pago de impuestos por la transacción.

Si planea ofertar su casa, tome en cuenta los diferentes documentos y pagos con los que debe contar para que la operación por su vivienda sea exitosa.

David Hoffs Shimanovich, director de Estrategia de Quiero Casa, explicó que uno de los documentos más importantes con el que debe contar el vendedor son las escrituras, las cuales acreditan que es el dueño de la misma.

Agregó que en caso de no contar con este papel, el título tiene un folio real asociado, mismo que permite su búsqueda en el Registro Público de la Propiedad.

Otro documento es el Certificado de Libertad de Gravámenes.

Leonardo González, analista de Real Estate de Propiedades.com, explicó que este documento se utiliza para acreditar ante una autoridad o persona la situación jurídica actual en la que se encuentra la propiedad en cuestión.

Agregó que este documento menciona si el inmueble no tiene inscrita alguna fianza, hipoteca, embargo o algún otro gravamen.

Póngase al corriente

Otra cosa que necesita es estar al corriente con el pago de los servicios, como Predial o el agua.

Hoffs Shimanovich indicó que el notario incluirá el tema de adeudos a servicios públicos, principalmente el del Predial.

Agregó que el propietario deberá ir a la oficina de la Tesorería en caso de existir un adeudo pendiente para pedir que le entreguen este documento.

De lo contrario, lo podrá hacer por Internet e imprimir un documento que avale lo anterior.

“Cuando hay adeudos de Predial, normalmente hay recargos, por lo que el propietario tendrá que hacerlos y acudir a la oficina de la tesorería y poner sus recibos al día”, expuso.

González señaló que entre los documentos que deberá tener el propietario para la venta de su propiedad se encuentran la constancia de hipoteca, un avalúo de la vivienda y cotejar la identidad del propietario.

Mientras que en las cuestiones financieras se pedirán los datos bancarios para realizar el pago del valor del inmueble, constancia de seguros o fianzas.

Agregó que en el caso de que se trate de un departamento, el propietario deberá tener las constancias de cuotas de mantenimiento o adeudos administrativos por gestión del condominio, y en caso de ser necesario, también se solicitará certificados de evaluaciones periciales o de protección civil.

Pague los impuestos correspondientes

Vender una casa también incluye el pago de ciertos impuestos. El sitio inmobiliario Propiedades.com indica que si obtiene ingresos por esta operación debe pagar lo correspondiente al Impuesto sobre la Renta (ISR).

Desde marzo del 2018, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) implementó que se debe emitir una factura electrónica que avale la operación y como medida de seguridad y certeza para los usuarios.

Por ello, el notario realizará la factura a nombre del vendedor, como un complemento de pago fiscal, además de que deberá retener el ISR y el IVA.

El analista de Propiedades.com indicó que si se realiza una venta y el vendedor habitó menos de cinco años el inmueble, está excento de pago de impuestos como el ISR.

“No se grava esta venta al propietario por los ingresos adquiridos por el comprador”, puntualizó.

Calcule el precio

De acuerdo con el directivo de Quiero Casa, para estimar el precio de una vivienda hay dos prácticas comunes en el mercado.

La primera y la más clásica es usar un avalúo o un valuador, lo que se hace de manera común cuando se va a hipotecar una propiedad, explicó.

“Normalmente suele ser una empresa o un individuo, que están certificados para ello. Hace una visita a la propiedad, estudia sus características y las compara con otras características de otros predios o inmuebles cercanos y con ello da una opinión del valor”, comentó.

La segunda vía, cuando es más un tema de palabra entre el propietario y el comprador, es hacer un estudio de campo a las propiedades lo más cercanas posibles y que compartan las mismas características, en donde el precio por metro cuadrado es la unidad que se va a hacer más importante.

“Esta técnica suele ser eficiente cuando se tiene tiempo y la capacidad para ir a buscar esas propiedades, porque nos da una lectura más real de lo que el mercado está pagando”, aseguró.

Acuda a un agente inmobiliario

En caso de que usted no entienda toda la parte de la venta, otra opción es que acuda con un agente inmobiliario para que le ayude con su vivienda, pero deberá considerar el cobro de una comisión.

Hoffs Shimanovich enfatizó que se deben fijar que el agente pertenezca a la Asociación Mexicana de Profesionistas Inmobiliarios (AMPI), ya que esta asociación garantiza la profesionalidad de que se sigan los protocolos.

Agregó que este tipo de profesionales cobra una comisión que suele ser cercana a 5%, y que como parte de sus servicios realizan un estudio de mercado para comparar el mercado de la propiedad que se quiere vender.

“Los precios de una propiedad siempre van a estar en un rango. Dependiendo de la necesidad que tenga el propietario y su interés de vender más rápido o más lento es el precio que le va a poner”, dijo.

Explicó que si en seis meses la propiedad no se vende, es que la propiedad está estimada en un precio más caro en el mercado.