Existen diferentes tipos de ahorros y no todos tienen el mismo objetivo, uno de ellos es el destinado para la compra de una propiedad, el cual requiere de una planeación estratégica y de tiempo para lograr esa meta, señaló La Haus México, empresa especializada en asesoría inmobiliaria.

En un comunicado, la empresa indicó que si se planea dar el enganche para la compra de una propiedad, debe diseñar un plan de ahorro para reunir el enganche, lo recomendable es que esta cantidad sea entre 20 y 30% del valor de la vivienda, por lo que el tiempo de ahorro para lograrlo toma entre uno y tres años, pero dependerá de factores como los ingresos y la capacidad de ahorro de cada persona.

La Haus también recomendó que otra herramienta para llegar a la meta, es que una vez ahorrada una parte del enganche, invierta esos recursos para que sigan generando rendimientos.

“Pueden ser mecanismos simples como Cetes, para paliar los efectos de la inflación, hasta alternativas que son de riesgo bajo o moderado con amplias oportunidades para el mediano y largo plazo, por ejemplo, ETFs, crowdfunding inmobiliario, entre otros”, afirmó.

Aproveche el enganche diferido

Para la empresa, otra de las herramientas atractivas y que está de moda por las constructoras es el llamado enganche diferido, que permite realizar un acuerdo de uno a dos años para pagar el enganche del departamento con un precio de preventa.

Esta acción puede motivar a los compradores a seguir ahorrando y comprometerse con su objetivo de adquirir una vivienda, pero tomando en cuenta la cantidad más adecuada para cada usuario y que no represente un riesgo para sus finanzas.

finanzas.personales@eleconomista.mx