El sector privado advirtió que la limitación de las operaciones cambiarias podría llevar a una disminución de la actividad económica, a la dolarización de algunas zonas geográficas, o bien, a la aparición de un mercado de divisas paralelo, que es lo que más preocupa.

Existe la posibilidad de que se vean afectadas algunas operaciones por la restricción que este entorno implica, sobre todo en zonas donde el uso intensivo de dólares para el pago de bienes y servicios es común, como pueden ser la zona fronteriza o diversos centros turísticos , expresó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Si bien el sector empresarial avala las nuevas reglas en el uso de dólares en efectivo, considera que existen pormenores que pueden limitar los beneficios de estas medidas, pues según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la tecnología para verificar de forma inmediata las operaciones que se realicen no está desarrollada.

Una persona puede cambiar divisas en diferentes entidades en el mismo día sin problema y será hasta que estas entidades reporten las operaciones al cierre del mes cuando se puedan identificar. Es importante que las aplicaciones tecnológicas se desarrollen rápidamente, junto con la posibilidad del cruce de información para poder realmente ubicar e identificar cualquier posibilidad de lavado de dinero , recomiendan los analistas del sector privado.

La tarea no es fácil, pero habrá que hacer el esfuerzo por acelerar las mejoras que se requieran, insistieron. El organismo privado aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) destaca que la labor de las autoridades federales para identificar y frenar las operaciones con recursos provenientes de actividades ilícitas, que son el origen, según el Estudio Binacional de Bienes Ilícitos , de la entrada al país de entre 19 y 29,000 millones de dólares cada año.

El sector privado apoyó ese tipo de medidas y dijo que son necesarias para combatir los ilícitos.

[email protected]