La Navidad y la llegada de los Reyes Magos son de las fechas en donde más regalos reciben tanto los pequeños como los no tan pequeños del hogar. Entre los artículos más demandados tanto por niños como adultos están diferentes dispositivos como celulares, tabletas y computadoras.

De acuerdo con un estudio hecho por la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO), siete de cada 10 internautas han adquirido algún artículo de la categoría electrónicos durante los últimos dos años, además de que 68% lo ha adquirido de manera digital.

Sin importar cuál sea el dispositivo que se vaya a estrenar, la duda que surge es qué hacer con el equipo viejo: si tirarlo, reciclarlo o destruirlo. Antes de tomar cualquier decisión, es importante que tome en cuenta algunos consejos para que la información contenida en su gadget no caiga en manos incorrectas y pueda ser víctima de algún delito. 

En general, existen dos opciones de qué hacer con los dispositivos móviles que ya no se quieran: se pueden reciclar para darles una segunda oportunidad o un nuevo uso; o bien, desecharlos pero de la manera correcta, explicó en entrevista Jesús Mejía, gerente de comunicación corporativa de la compañía de celulares One Plus.

El reciclado de telefonía siempre será la opción más recomendable, ya que si no se desecha de forma correcta, genera niveles de contaminación bastante altos. 

Programas de reciclaje

Existen varios programas de reciclaje, uno de los más conocidos es el programa Verde que lleva a cabo la Asociación Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), en donde las personas pueden buscar los puntos de centros de acopio para llevar sus dispositivos y que le den un segundo uso.

“En ese caso lo que hacen es reciclar los materiales para construir chips, a lo mejor carcasas de teléfonos nuevos y generalmente se le da un segundo uso a su dispositivo”, detalló vía telefónica.

Reciclaje con conciencia

Si la opción del reciclaje le parece atractiva, Mejía señaló que es importante que antes de acudir a algún centro especializado, revise que se trata de un sitio “verde”, es decir, que cuenten con estándares que respeten el medio ambiente.

Lo anterior, advirtió, porque algunos centros de acopio usan los equipos viejos para revenderlos.

Además de esto, también aconsejó que antes que nada, debe bloquear el código IMEI –código internacional de 15 dígitos pregrabado que sirve como identidad que tiene cada teléfono– para que de esta manera si alguien quiere usar ese equipo no no pueda hacerlo.

La compañía Apple cuenta con un sistema de canje en donde dan créditos para comprar un nuevo dispositivo a cambio del anterior, para ello debe cumplir con ciertos requisitos y la compañía recicla el dispositivo gratis. Para más información puede consultar su página web.

Una nueva vida

En caso de que no quiera deshacerse de su dispositivo, lo que puede hacer es darle una segunda oportunidad y convertirlo en otro tipo de herramienta como puede ser una cámara de vigilancia, cámara web, GPS para el coche, o incluso como una consola de videojuego.

Para eso, será necesario instalar algunas aplicaciones para que nuestro dispositivo siga funcionando. En caso de que siga activo el sistema operativo y no esté desfasado, se pueden dar diferentes usos al aparato.

“Se les puede dar diferentes usos y de esta manera darle una segunda vida para aprovechar al máximo un teléfono que a lo mejor no está actualizado para lo que necesita o no tiene el último sistema operativo pero se le puede dar un nuevo uso”, afirmó.

Respalde su información

Ya sea que decida reciclarlo o mejor deshacerse de él, el gerente de One Plus recomendó siempre hacer un respaldo de la información guardada y posteriormente resetearlo de fábrica para que todos los datos se borren y nadie pueda sustraerlos.

Incluso, existen algunas aplicaciones que le ayudan a migrar la información de una manera muy sencilla.

Este respaldo no solamente se puede hacer a otro equipo o computadora, también se puede depositar en la nube a través de programas como Google Drive, Dropbox o en el iCloud.

valores@eleconomista.mx