La época decembrina es un momento para reencontrarse con los seres queridos, tanto cercanos como quienes residen en otras partes del mundo. De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración (INM), este año se espera el ingreso de 5 millones de connacionales, provenientes principalmente de Estados Unidos.

Estos reencuentros tienen comúnmente un apartado financiero, ya sea que los visitantes porten efectivo, cheques o hagan transferencias bancarias, y cada una de estas actividades tienen ciertas limitantes.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), si un connacional decide traer dólares en efectivo, la cantidad máxima por persona es de 9,999 dólares para no pagar impuestos; de lo contrario tienen que declararse antes de cruzar la frontera o abordar un vuelo, para evitar que sean incautados.

Por otra parte, si la persona trae algún cheque de un banco de Estados Unidos, la única forma de cambiarlo es depositándolo a una cuenta que haya sido abierta en México y de la cual sea el titular. Además, se deberá presentar algún tipo de identificación como la emitida por el Instituto Nacional Electoral, Pasaporte o Matrícula Consular.

“Se debe considerar que la liberación de los recursos en la cuenta no se realiza de manera inmediata; es un proceso que puede tardar de cinco a 45 días hábiles”, recuerda la Condusef.

ENVÍOS DE DINERO, CON VARIAS OPCIONES

A su vez, el envío de dinero de Estados Unidos a México tiene varias opciones que la autoridad recomienda conocer para una adecuada elección.

Mediante el servicio denominado directo a México se puede enviar dinero por medio de instituciones bancarias, uniones de crédito y bancos de la comunidad, así como abrir una cuenta de ahorro y mandar dinero a su familia a una cuenta de un banco mexicano.

Otra opción es la transferencia de dinero en efectivo, para la cual se debe acudir a una empresa que preste el servicio y, mediante el pago de una comisión, la institución entrega el dinero que se desea enviar. Algunas de las empresas más importantes en remesas son Western Union, MoneyGram y Vigo.

De manera similar, los connacionales tienen la opción de hacer una transferencia bancaria. Cabe mencionar que algunos bancos estadounidense trabajan con bancos mexicanos para realizar envíos de dinero al país. Los más conocidos son Citibank, Wells Fargo y Bank of America.

“Para realizar la transferencia bancaria es necesario que el migrante tenga una cuenta de cheques o ahorro —de banco en Estados Unidos— de donde se tomarán los recursos a transferir”, explica la Condusef.

En tanto, una alternativa son las cuentas para envío de dinero, por medio de las cuales algunos bancos de Estados Unidos ofrecen el servicio mediante tarjetas de débito que el migrante entrega a su beneficiario.

Esta opción se asemeja al envío con tarjetas de prepago, mediante las cuales no se requiere tener una cuenta bancaria y se pueden adquirir en diversos establecimientos en Estados Unidos, sin la necesidad de identificarse. La tarjeta se le da al beneficiario para que pueda usar los recursos en México.

Por su parte, los giros telegráficos son utilizados principalmente por personas que viven en áreas rurales donde difícilmente encuentran una institución bancaria. El connacional deberá acudir a una empresa remesadora en Estados Unidos, con la que tenga convenio la oficina de Telégrafos de México Telecomm.

Finalmente, la opción de la Orden de Pago Internacional, también conocida como Money Orders consta de documentos emitidos por empresas de transferencia de dinero, bancos o casas de cambio; el envío se realiza por correo ordinario o correo certificado, lo que hace más tardada la entrega.

La Condusef exhorta a quienes tengan dudas a consultar el Micrositio de Mexicanos en el Exterior, una herramienta de apoyo para orientar a los connacionales en temas vinculados a su calidad migratoria, en el cual hay contenidos y videos realizados por la Condusef, el Instituto de los Mexicanos en el Exterior y otras autoridades e instituciones financieras.

Además, la Condusef exhortó a buscar sus guías “Más vale estar preparado” y el cuadernillo “Protege Tu Patrimonio”, para una asesoría más completa.