¿Han escuchado la frase salí en la mañana con dinero en la bolsa y no sé ni en qué me lo gasté ? En Educación Financiera de BBVA Bancomer hemos descubierto que esto sucede con mucha frecuencia y es uno de los principales problemas en el manejo de las finanzas personales de las personas. El hecho de que no se lleve un control de ingresos y gastos se traduce en la mayoría de los casos en gastos innecesarios, como son los denominados gastos hormiga.

Llevar un control del presupuesto es una práctica necesaria en todo momento para cuidar el ingreso familiar y se vuelve más relevante en situaciones de incertidumbre económica, convirtiéndose en una actividad que se tiene que promover al interior de las familias; en este sentido, los programas de educación financiera públicos y privados son una buena herramienta para incentivar la elaboración de un presupuesto.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiero (ENIF), sólo 36.6% de la población mayor de edad en México lleva un registro de sus gastos y sólo 19.6% ahorró para atender emergencias e imprevistos; por ello, cabe hacerse la siguiente pregunta: ¿cuál es el beneficio de llevar un registro de gastos y ahorrar para imprevistos en México?

A partir del análisis de la ENIF 2015, controlado por factores demográficos y económicos, encontramos que las personas con cuenta de ahorro o crédito formal, que llevan un registro de sus gastos y ahorran para imprevistos, incrementan la probabilidad en 11 puntos porcentuales de realizar depósitos a su cuenta de ahorro formal.

En el caso del uso de la tarjeta de crédito, las personas con dichas capacidades financieras reducen la probabilidad de atrasarse en el pago de sus tarjetas de crédito en 10 puntos porcentuales, lo que les permite incrementar la probabilidad de realizar pagos mayores al mínimo requerido mensual de la tarjeta de crédito en 7 puntos porcentuales.

Otro aspecto relevante es la relación entre el uso de efectivo y el registro de gastos. La ENIF señala que a pesar de que la población tenga cuenta de ahorro o crédito, 86.1% prefiere realizar los pagos de sus compras en efectivo, de este porcentaje, sólo cuatro de cada 10 llevan un registro de sus gastos, por lo que se infiere que el porcentaje restante de la población probablemente enfrente problemas en el control de sus gastos.

La encuesta también indica que cuando el porcentaje de personas que lleva un control de gastos se incrementa, también lo hace el uso de otros medios de pago; en este caso, seis de cada 10 mexicanos que prefieren pagar con tarjeta de crédito o de débito llevan registro de sus gastos y esto les permite tener mejor control de su presupuesto.

Un elemento que puede contribuir a llevar un mejor manejo del presupuesto son las bancas móvil y en línea. En el país hay 30.3 millones de personas que no han contratado banca móvil, lo que representa en términos prácticos una ventaja que brinda el sistema financiero, subutilizada, que permitiría a las personas de forma segura realizar pagos rápidamente, reduciendo costos de traslado a sucursales, evitando el atraso en pagos y, sobre todo, con un mejor control de las finanzas familiares.

Para descubrir más sobre el ahorro, desarrollo de presupuestos y la banca digital, Educación Financiera BBVA Bancomer te invita a tomar sus talleres gratuitos de manera presencial o en línea. Para inscribirte, ingresa a educacionfinancierabancomer.com o llama al 01800 388 8761. No es necesario ser cliente del banco.

El autor es subdirector de evaluación y vinculación de Educación Financiera en BBVA Bancomer.