¿A dónde se fue el dinero? es una pregunta recurrente entre las jóvenes parejas cuando se enfrentan a la realidad de pagar juntos las cuentas: renta o hipoteca, servicios, tarjetas de crédito, coche y gastos domésticos.

De acuerdo con el INEGI, en 2008 se registraron 589,352 matrimonios, contra 81,851 divorcios reportados ese año, un aumento de 5.9% respecto al año previo, de 4,596. Además, de cada 100 hombres que se casaron ese año, 96 trabajaban al momento de contraer matrimonio, en contraste con 41 de cada 100 mujeres.

Los problemas financieros son una de las causas más recurrentes de divorcio. Para triunfar en el matrimonio en temas de dinero, el joven matrimonio debe tomar decisiones en equipo sobre ingresos, gastos y proyectos financieros.

Los planes, indican expertos en Finanzas personales, deben comenzar desde el noviazgo.

Hablar de dinero equivale a colocar otra columna de soporte en una relación sana. Primero deberán tener ‘la plática’, esa conversación donde se dicen cuánto ganan, cuánto podrían aportar para el proyecto común y, de paso, lo que a cada uno le gustaría para manejar el dinero , recomiendan expertos de la Condusef.

PLANEA TU BODA

Éste es uno de los primeros ejercicios en pareja. La presión de la familia y de los amigos puede convertir el día más importante de tu vida en una pesadilla económica en el arranque de tu matrimonio, exponen especialistas del portal Finanzas para todos.

Existen muchas formas de financiar tu boda, desde los tradicionales padrinos hasta los préstamos personales, aunque esta opción añadiría endeudamiento, sacrificios posteriores y estrés a tu nueva vida en común.

Puedes tener una boda inolvidable sin arruinarte, y el primer paso para ello es ahorrar. Después todo será planear, hacer el presupuesto y fijarse límites.

EL CASADO CASA QUIERE

Para ello puedes rentar o comprar. La primera opción aplica cuando no se desea o no se puede adquirir un inmueble, pero toma en cuanta este dato: la industria de bienes raíces estima que el valor de la renta mensual equivale a 0.7% del valor del inmueble. Si esto se cumpliera, habrás pagado el equivalente al precio del inmueble en 143 meses, es decir, 11.9 años , explica la Condusef en el artículo " Puedes besar a la novia".

El crédito hipotecario es una alternativa cuando la pareja tiene un ahorro o se cuenta con puntos acumulados en el Infonavit. Si optas por el crédito en pareja, uno de los dos debe ser titular y tener un ingreso mínimo comprobable.

Expertos en finanzas de The New York Times recomiendan además rentar o comprar un departamento o casa lo más modesto posible en los primeros años, para no agregar presiones financieras a los inevitables problemas de adaptación de la pareja.

La misma recomendación aplica para la compra del automóvil: opta por uno usado. Tal vez suene drástico, pero al elaborar tu presupuesto mensual te darás cuenta de tus posibilidades como pareja.

ELABORA UN PRESUPUESTO DE GASTOS E INGRESOS

Es importante que la pareja sepa cuanto gasta y de dónde vienen los ingresos. Es recomendable hace este ejercicio cada mes y de ser posible contar con una cuenta mancomunada desde la que se pueda manejar el dinero de la familia.

El presupuesto deberá incluir el pago de tarjetas de crédito, compra de automóvil o préstamos personales que la pareja tenía antes de casarse.

CREA UN FONDO PARA CONTINGENCIAS

En tu presupuesto, debes contemplar una cantidad mensual para las contingencias, sean estas enfermedades u otros problemas. Incluso, el fondo puede servir para un objetivo, un mejor automóvil o tu casa ideal.

INVIERTE EN TU MATRIMONIO

Estar recién casado es una experiencia que debes vivir al máximo, antes de que lleguen los hijos. Salir a citas con tu esposo o esposa, planear y realizar viajes es una forma de mantener viva la relación, pero recuerda hacerlo de forma ordenada.

Finalmente, pero no menos importante: alienta el avance profesional de tu pareja. De nada valdrá el ahorro o el despilfarro si tu pareja no se siente alentada. Esa es también una forma de caminar hacia un matrimonio financieramente exitoso y duradero.

APR / Con información de Condusef, The New York Times, Portal Finanzas para todos