El 2020 cada vez está más cerca y, con ello, la elaboración de nuevos propósitos y metas también cobra mayor fuerza; sin embargo, la euforia de las fiestas decembrinas puede ser un factor que intervenga en sus planes de ahorro y metas financieras, tal es el caso del aguinaldo, prestación que es pagada cada fin de año.

En México, los trabajadores tienen derecho a recibir aguinaldo desde 1970. De acuerdo con el artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo, dicha prestación debe recibirse antes del 20 de diciembre de cada año y su monto debe equivaler a un mínimo de 15 días de salario, aunque puede recibirse hasta el 20 de enero, si se trata de trabajadores del Estado.

“El aguinaldo se da a los trabajadores que hayan laborado el año completo o sólo una parte de éste, según la ley (...) es una prestación de todo trabajador que reconoce su esfuerzo del año; no obstante, muchas veces ese dinero se gasta en compras efímeras de la temporada. Lo ideal es usarlo con mayor conciencia, a fin de que una parte sirva como ahorro, inversión o previsión para la famosa cuesta de enero”, advirtió Luis Madrigal, director de la plataforma Coru.

Es posible que existan dudas respecto a la repartición de dicha prestación, por ello es importante que conozca todo lo que concierne al tema.

De acuerdo con la comparadora de servicios financieros, todos los empleados que cuenten con un contrato activo y que hayan laborado el año completo o una parte son trabajadores que pueden obtener el aguinaldo.

“El aguinaldo se paga ya sea si se trata de una contratación de base, de confianza, de planta, sindicalizados, contratados por obra, por tiempo determinado o por periodos eventuales. También aplica para los trabajadores que tienen un esquema de comisiones, agentes de comercio o seguros, vendedores y demás, mientras se rijan por la Ley Federal del Trabajo”, refirió.

Mejor uso, mejores oportunidades

Actualmente tiene la posibilidad de dar un buen uso a su aguinaldo, con el fin de que sus finanzas no se vean afectadas o limitadas. Invertir, pagar deudas o realizar compras inteligentes son las principales recomendaciones que los expertos aconsejan para utilizar su aguinaldo.

“Puede invertir una parte, ya sea en la afore, que tiene como ventaja que sus ganancias suelen ser superiores a las inversiones tradicionales, o en Cetes, que consiste en un préstamo con pago garantizado”, destacó Coru.

Por otro lado, indicó que pagar parte de las deudas que pudiera tener también es una medida responsable y efectiva de su aguinaldo.

“Si se tiene una deuda que está a punto de liquidar, hay que considerar erradicarla completamente con este dinero, antes de que el aguinaldo se diluya en pagar solamente intereses”, mencionó.

No todo plan para utilizar su aguinaldo tiene que ser totalmente rígido, ya que, en caso de no contar con algún compromiso financiero, puede “darse un gusto” y realizar compras que desee.

“Si no se tienen deudas graves, lo recomendable es comprar bienes duraderos que tendrán un impacto a largo plazo, como reparaciones en casa, una computadora, electrodomésticos o bienes que le auxiliarán en algún momento”, añadió.

¿Y si no me lo pagan?

En caso de presentarse un escenario en el que no reciba dicha prestación en la fecha límite, tiene la oportunidad de contactar a las instancias correspondientes para actuar a su favor.

“Si no se recibe la prestación, no es entregada a tiempo o no se da la parte que corresponde, hay que ponerse en contacto con la Procuraduría de la Defensa del Trabajo (Profedet), para levantar la queja correspondiente”, refirió la comparadora de servicios financieros.

Añadió que es importante tomar en cuenta el periodo para que la queja pueda proceder.

“Hay que recordar que para proceder con la queja sólo se cuenta con un año a partir del evento”, dijo.

[email protected]