La contingencia derivada de la pandemia del Covid-19 ha provocado, entre otras cosas, que se haya registrado una disminución en el uso de las tarjetas, tanto de débito como de crédito, como medio de pago en los últimos meses.

La Comisión para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) explicó que esta baja se acentuó desde abril, y se ha reflejado más en el uso de la tarjeta de crédito.

Detalló que el monto de las operaciones con tarjeta de débito en abril se ubicó en 98,435 millones de pesos, que representó una baja anual de 14.2%; mientras que en tarjetas de crédito la baja fue de 32.5% en el mismo mes para un monto de 53,431 millones de pesos.

En cuanto al número de operaciones, con tarjetas de débito estas se redujeron 12.4% en abril para un total de 207.2 millones; mientras que en tarjetas de crédito la caída fue de 33.9% para un total de 57.9 millones de operaciones.

En los siguientes meses (mayo y junio) la caída, tanto en débito como en crédito, fue menos pronunciada, pero la tendencia continuó de acuerdo con la Condusef.

De esta forma, en los primeros seis meses del año, el monto de operaciones con tarjeta de débito fue de 723,859 millones de pesos, un repunte de apenas 2.9% (considerando el crecimiento antes de la pandemia); y en tarjetas de crédito se registró una baja de 11.4% con un monto de 435,582 millones de pesos en el primer semestre del 2020.

En cuanto al número de operaciones con tarjeta de débito de enero a junio, estas sumaron las 1,456 millones, un alza de 2.5%; mientras que en tarjetas de crédito la suma fue de 452 millones, una reducción de 12.8 por ciento.

La Condusef refirió que conforme van pasando los meses críticos de la contingencia y se reinician las actividades en diversos sectores de la economía, paulatinamente las transacciones y el gasto realizado a través de estos dos medios de pago, también empiezan a recuperar su tendencia positiva, particularmente a través de la tarjeta de débito, ya que el uso del crédito se ve más restringido, tanto por razones preventivas de los tarjetahabientes, como por las limitaciones que los emisores han realizado en materia de reducción de líneas de crédito.

La Condusef mencionó que los cuatro meses críticos de este año impulsaron, prácticamente de manera forzada, el uso de nuevas alternativas de pago por las personas, incluidos el pago de servicios públicos básicos, el acceso a las plataformas de comercio electrónico para la compra de artículos indispensables del hogar y también para la contratación de productos y servicios financieros.

Consideró que esto continuará ampliándose conforme transcurra el tiempo.

[email protected]