Por falta de oportunidades laborales o simplemente por querer ser sus propios jefes, miles de jóvenes se han inclinado por ser freelance, ya que en este estilo de vida se encuentra una mayor remuneración económica, pero también significa una mayor responsabilidad en cuanto a temas de administración, contabilidad e impuestos.

Los retos del freelancer son muchos. El primero es la competencia, ya que se deben realizar esfuerzos importantes para conseguir clientes, pero sobre todo, para mantenerlos. El segundo sin duda sería el poco o nulo conocimiento que algunas personas que optan por el trabajo independiente tienen sobre temas contables y de impuestos , menciona Marco García, representante de Enconta, empresa de contabilidad integral especializada en personas físicas y mipymes.

El representante de la firma indicó que hacer la declaración de impuestos en tiempo y forma no sólo facilita la vida del trabajador independiente, también le otorga más oportunidades de contratación, ya que cada vez es más común que los posibles clientes soliciten la opinión del cumplimiento de las obligaciones fiscales a sus proveedores.

Ante este panorama, tener una buena administración desde el principio es fundamental. Así como, un plan claro de cómo obtener y usar los recursos y un orden con la información obtenida son un gran paso que ayuda a sentar la base de cualquier actividad que se desee realizar.

Marco García sugiere mantenerse al día sobre tu situación fiscal. No tomes a la ligera este tema, con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) no se juega. Es importante que tengas por lo menos nociones básicas de impuestos y contabilidad, te sacarán de más de un apuro. Si de plano el tema no es lo tuyo, acércate con expertos para que puedas recibir una orientación correcta.

Debes saber qué puedes deducir y qué no. Esto depende del régimen en el que estés inscrito. Si formas parte del Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), podrás deducir todo gasto que sea imprescindible para la actividad que desarrollas. Infórmate y saca provecho de este derecho fiscal.

Ten una reserva financiera importante. Al no contar con las prestaciones y la estabilidad que supone el trabajar para una empresa, debes tener una reserva que te ayude en los meses con bajos ingresos.

Contrata un seguro de gastos médicos mayores y un plan de ahorro para el retiro, ambos son igual de importantes y te ayudarán a tener una mejor calidad de vida presente y futura. Además, se pueden tener deducciones adicionales para el pago de los impuestos.

[email protected]