A los 26 años, Anabel decidió independizarse. Ella vivía con sus padres, en el Estado de México, pero desde hacía varios meses pensaba en los beneficios de vivir más cerca de su empleo. Entre los requisitos para renta del departamento, el dueño del inmueble le pedía un fiador que tuviera una propiedad en el DF a su nombre.

Intenté que aceptaran las escrituras de la casa de mis papás en el Estado de México, pero no funcionó. Entonces busqué otras alternativas , afirma.

En una búsqueda en Internet, encontró algunas empresas dedicadas a ofrecer sus servicios como fiadores para arrendamiento. Pero la información que ofrecen por teléfono es muy limitada. Hay algunas que ni siquiera te quieren dar su dirección física para saber si son una empresa o no , relata.

Ésta es una problemática común entre las personas que se mudan de ciudad, pues los familiares o amigos que podrían fungir como avales, muchas veces se encuentran en otra localidad.

El riesgo de contratar los servicios con estos anunciantes es que no operan bajo la supervisión de nadie. Muchas veces, ni siquiera muestran una razón social y tampoco ofrecen una dirección donde podamos ubicarlos en caso de que no nos acepten los documentos , advirtió Ángel Domínguez, socio del despacho Barrera Siqueiros y Torres Landa (BSTL).

Y es que el procedimiento parece sencillo, pero se corre el riesgo de que al interesado no le acepten las escrituras, debido a que estos anunciantes prestan la misma documentación a un gran número de personas.

Esta situación ocurre con mayor frecuencia cuando se trata de una inmobiliaria, ya que ellos pueden detectar más fácilmente si ya les han llevado con anterioridad esos documentos , expuso Francisco Camacho, abogado de la empresa de servicios legales Red Legal.

QUÉ LE PIDEN PARA CONTRATAR

Para contratar sus servicios, estas empresas cobran alrededor de 50% sobre la renta del inmueble al año, que es el tiempo que dura el contrato.

La mitad debe pagarla al momento de que le entreguen los documentos y el resto se paga cuando se firma el contrato ante el arrendador.

Al cliente se le entregan todos los documentos necesarios, como copias de las escrituras del inmueble libre de gravamen, copia de su identificación oficial, comprobante de domicilio y comprobantes de pago de Predial, informaron asesores telefónicos.

Posteriormete usted firmará un convenio con el anunciante a través del cual usted se compromete a cumplir con el pago de la renta. En algunos casos también le solicitan firmar pagarés que podrían hacerse efectivos sólo en caso de incumplimiento.

En caso de que el arrendador no acepte los documentos, nosostros cambiamos los papeles por otros que no estén tan usados. Sólo podemos cambiarlos porque en el convenio se establece que no hay rembolsos , declaró un asesor vía telefónica.

El mayor riesgo lo tiene el dueño del inmueble -reconocieron los especialistas- ya que en caso de incumplimiento de pago, éste podría descubrir que el inmueble que le dejaron en garantía se encuentra en juicio, dijeron los abogados consultados.

Francisco Camacho, de Red Legal, advirtió sobre los riesgos para el contratante de los servicios.

Resulta riesgoso entregar un depósito por adelantado, incluso antes de que el cliente esté seguro de que las escrituras van a ser aceptadas , dijo.

ALTERNATIVAS

Una alternativa es contratar una fianza. Éste es un contrato por el cual una compañía afianzadora lo respalda garantizando al arrendador el cumplimiento de una obligación que usted haya contraído, en este caso, la renta del un inmueble.

Si bien las afianzadoras también pueden pedirle un bien raíz libre de gravamen a manera de garantía, las compañías afianzadoras le aceptarán un inmueble sin importar la entidad donde esté ubicado, confirmó un asesor de la empresa Fiducia, afianzadora fiduciaria.

Una de las ventajas es que las compañías afianzadoras operan con mayor transparencia, ya que requieren de la autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para operar y se encuentran supervisadas por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, explicó Ángel Domínguez, de BSTL.

¿Cuál es la opción más barata?

Si usted busca un respaldo por una renta de 8,000 pesos mensuales:

  1. Afianzadora. Pagaría 2,628 pesos al año (ya incluyendo gastos de investigación) si contrata una fianza.
  2. Empresa desconocida. Pagaría 4,000 pesos al año si lo hace a través de esta opción.

Ojo, mucho ojo

Si usted está pensando en contratar los servicios de alguna empresa desconocida, considere lo siguiente:

  • Si realiza un depósito anticipado a una cuenta desconocida, corre el riesgo de que los documentos jamás le sean entregados.
  • Si la empresa no le da una dirección física o una vía de contacto confiable, corre el riesgo de no poder localizarla posteriormente en caso de que los documentos no sean aceptados.
  • Puede ocurrir que, como resultado de la investigación, las escrituras y los otros documentos no sean aceptados por el dueño del inmueble o la inmobiliaria si llegan a detectar que éstas han sido usadas varias veces.
  • Si por alguna razón el dueño del inmueble no acepta las escrituras, estas empresas no realizan rembolsos. Algunas afirman que pueden hacerle cambio de escrituras por unas que hayan sido menos utilizadas.

[email protected]