Cuando ocurre un siniestro, una de las figuras que cobran vital importancia es la del ajustador, es esa persona que se encarga de evaluar las causas y circunstancias que provocaron el percance, ya sea por un choque, robo total o parcial del vehículo.

Sin embargo, en los últimos años y con los avances tecnológicos su forma de trabajo ha ido evolucionando.

Edgar Luna, ajustador de Quálitas avisa por radio digital que se encuentra listo para iniciar su jornada, desde su tableta localiza el lugar del accidente y mediante a las instrucciones de voz llega rápidamente.

“¿Se encuentra bien?” es la primera pregunta que se le hace al asegurado, ya que una de las labores fundamentales de estos profesionales es auxiliar a las personas en situaciones difíciles.

“Están vulnerables y en ocasiones molestos, por lo que es importante transmitirles confianza y la seguridad de que estamos ahí para ayudarlos”, comenta el ajustador de Quálitas.

Estos trabajadores atienden en su jornada laboral en promedio entre seis y siete incidentes. La gran mayoría son alcances menores que se resuelven rápidamente en un periodo de 30 a 45 minutos; sin embargo, hay otros más complicados que pueden llevar todo el día.

Tras 17 años de trabajar en Quálitas —tres en cabina y 14 como ajustador— Edgar ha visto cómo ha cambiado su profesión. Antes era necesario tomar fotografías con una cámara digital y al final de la jornada descargarlas en la computadora para enviarlas a cabina. Ahora se mandan las imágenes de los autos colapsados al momento desde una tableta, al igual que los datos que se capturan en su equipo electrónico.

Asimismo, los ajustadores deben revisar las condiciones de la póliza en tiempo real, es decir vigencia, coberturas y datos del asegurado desde un dispositivo móvil y con una impresora portátil obtienen los documentos que se tenga que firmar.

“Siempre recomiendo a los asegurados descargar la app para teléfonos inteligentes, ya que se puede reportar un siniestro con un solo clic y seguir al ajustador en un mapa”, dice Luna.

Por último, reconoció la importancia de que el asegurado conozca de manera adecuada las condiciones de su póliza, ya que en ocasiones se les contacta por robos parciales como espejos o rines, y desafortunadamente no se pueden indemnizar, ya que no cuentan con la Cobertura de Robo Parcial.