Para mi hijo yo quiero lo mejor, pero como no tengo nada, le quiero heredar una buena educación , comenta Sandra Covarrubias. Su hija apenas está en la primaria, pero la preocupada mamá no tiene ahorros para pagar su universidad.

Esta situación se replica en muchas familias, que aunque desean que sus hijos estudien una carrera universitaria o algún grado superior, no han iniciado con un ahorro para este fin.

En México, de cada 100 niños que entran en la primaria, sólo seis obtienen un título y en muchos casos la deserción se debe a la falta de recursos económicos , comenta Raúl Martínez Solares Piña, director comercial de Mexicana de Becas, fondo de ahorro educativo que opera en México.

Este fenómeno impacta de igual forma a estudiantes de escuelas públicas y privadas, ya que la educación no implica sólo el pago de la colegiatura, se requieren libros, pasajes y materiales para las prácticas, etcétera.

Inflación en educación

Además de estos gastos, hay que considerar la inflación, principalmente si se desea estudiar en universidades privadas, pues la inflación en educación es por encima del ajuste general de precios.

En los últimos 10 años, la inflación educativa ha aumentado mucho, los costos de las colegiaturas se han incrementado de forma impresionante , explica Martínez.

El director de Mexicana de Becas, añade que estudiar en una escuela privada reconocida, como por ejemplo el Tecnológico de Monterrey, una carrera de nivel medio, como sería Administración o Finanzas, tiene un costo promedio en cinco años de 850,000 pesos. El semestre aproximadamente tiene un costo de 80,000 pesos, aunque en cada periodo aumenta la colegiatura, además de los gastos en materiales, libros, entre otros , comenta.

Aprovechar la mejor edad

Por ello, iniciar un ahorro sólido para cubrir las necesidades escolares de los hijos es muy importante, mientras más pronto se empiece, es mejor. De esa forma el tiempo corre en favor, ya que habrá un mayor plazo antes de que se tenga que utilizar este fondo, además hay que aprovechar la mejor etapa laboral de los padres.

Actualmente, las parejas deciden tener hijos a una mayor edad, ya que encuentran estabilidad económica alrededor de los 34 años, ésta es la etapa en la que comenzarán a ganar más dinero y hay que aprovechar esa racha , explica.

En muchos hogares, ambos padres trabajan, por lo que crear el fondo de ahorro para los estudios universitarios de los hijos es más sencillo. Martínez dice que las familias actuales saben y reconocen la importancia del estudio aunque no lo consideran garantía para una vida mejor, ya que la situación laboral actual es complicada. Pero contar con estudios universitarios es de gran ayuda para insertarse a un mejor lugar de trabajo.

El experto agrega que dejar una suma suficiente para cuando los hijos lleguen a la universidad, les dará a ellos tranquilidad, ya que no se tendrán que preocupar por pagar sus estudios. Incluso, si deciden no seguir estudiando, con ese dinero pueden establecer un negocio.

jarmadillo@eleconomista.com.mx