La economía es también un estado de ánimo.

Anónimo

CAUTELA. En los últimos meses, el consenso de analistas del sector privado viene ajustando a la baja su pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año 2019. Las cifras que hace un año apuntaban a casi 2.5% son ahora de 1.2% y varios insisten cada vez más que podría ser menor a 1.0 por ciento. La cifra es a todas luces negativa si se compara vs los promedios anuales de 2.3% y 2.4% observados en los últimos 14 y 33 años respectivamente. No obstante, las autoridades locales confían en que las cifras puedan ser mejores. Mi columna de esta semana, tiene por objeto recordar de manera gráfica las distintas fases de un ciclo económico y así, entender mejor la evolución, desfase y perspectiva de algunos indicadores económicos.

CONFIANZA: ASÍ COMIENZA. El primer componente en la recuperación o caída de un ciclo económico está dado por la confianza del consumidor (parte superior del diagrama). Dicha confianza a su vez, se afecta tradicionalmente por variables relacionadas con poder adquisitivo, capacidad de ahorro y/o inversión y percepción patrimonial. Estos factores están influenciados, por ejemplo, con: 1) alza o baja de impuestos; 2) alza o baja en precio de productos básicos; 3) alza o baja en tasas de interés; 4) alza o baja en valor de propiedades inmuebles; 5) alza o baja en inversión en activos como acciones, monedas y/o materias primas internacionales, etcétera. Hacia mediados del ciclo, tiende a afectarse la variable de empleo (contratación) y es en la fase final de un ciclo cuando se afecta el aumento en la producción. El efecto en la demanda internacional en países con relaciones comerciales importantes (es el caso nuestro con EU) y la propia psicología del consumo (precaución y/o miedo a consumir ante la incertidumbre de variables futuros) son también elementos importantes en el desarrollo del ciclo económico.

SOBRE EL PIB. El Producto Interno Bruto es el valor monetario de los bienes y servicios finales producidos por una economía en un periodo determinado. EL PIB es un indicador representativo que ayuda a medir el crecimiento o decrecimiento de la producción de bienes y servicios de las empresas de cada país, únicamente dentro de su territorio. Este indicador es un reflejo de la competitividad de las empresas. No obstante, captura únicamente la economía FORMAL. Si consideramos que casi 50% de la actividad económica en México es INFORMAL, entonces el atender indicadores de consumo como las ventas de tiendas, de autos, y/o de bienes raíces puede resultar un mejor “termómetro”.

Es Socio Fundador de SNX, Constructores de Patrimonio. Puedes escribir tus comentarios y dudas al correo [email protected]