Cuando viajamos al extranjero siempre queremos traer productos, ya sean perfumes, ropa, algún alimento o recuerdo para compartir con nuestros seres queridos o para simple consumo personal.

Para evitar complicaciones a su regreso al país es importante que sepa si los artículos que planea ingresar son considerados una mercancía libre de  impuestos, si debe pagar alguno o bien, si están prohibidos.

De acuerdo con información publicada en la página del Servicio de Administración Tributaria (SAT), el pasajero puede ingresar ciertos bienes sin pagar impuestos dentro de su franquicia, denominación que da la autoridad a aquellos bienes que tiene derecho a traer dependiendo el medio de transporte en donde viaje.

Detalla que si su ingreso es por vía aérea o marítima puede ingresar bienes hasta por un valor de 500 dólares sin pagar impuestos; pero si su llegada es por vía terrestre puede traer artículos hasta por 300 dólares, cantidad que aumenta a 500 durante ciertos periodos vacacionales como verano, invierno o Semana Santa.

La autoridad fiscal señala que existen ciertos artículos que puede llevarlos en su equipaje sin que pague impuestos, como ropa, calzado, productos de aseo y belleza, siempre y cuando sean acordes a la duración del viaje y no sobre pase la cantidad establecida en la franquicia.

Respecto a equipo electrónico, puede transportar hasta dos cámaras fotográficas o de video, tres celulares, una laptop o notebook, una copiadora portátil e incluso un proyector, igualmente sin sobrepasar la franquicia.

Gerardo Canseco, presidente de la Comisión de Comercio Exterior del Colegio de Contadores Públicos de México, indicó que cualquier pasajero no debe tener problemas para transportar cualquier tipo de artículos dentro de su maleta, a menos que sobrepasen el costo establecido por el SAT, esto determinará si debe pagar impuestos por ese excedente.

Ejemplificó con una máquina de café, al no estar listada en la mercancía estipulada por las autoridades fiscales, tendría que demostrar que se encuentra dentro de los umbrales de 300 o 500 dólares, y en caso de que valga más de esa cantidad, entonces las autoridades le cobrarán los impuestos diferenciales al ser un artículo más caro que ingresa al país.

“El pasajero puede traer ciertas cosas sin pagar impuestos, puede ingresar más artículos, pero deberá pagar por ellos. Ese listado muestra lo que puede ingresar al país como viajero y en la aduana no le deben cuestionar, ya que es su derecho a traerlo sin pagar y sin tramitar nada”, aseveró.

Simón Díaz, director de la plataforma contable El20.mx, indicó que el problema surge cuando el pasajero trae objetos con un precio adicional, por lo que debe de pagar los impuestos correspondientes y dar aviso a las autoridades aduanales.

Respecto al dinero en efectivo, el directivo señaló que el pasajero tiene hasta 10,000 dólares para transportar sin avisar a las autoridades, pero si rebasa más de esa cantidad, deberá esclarecer la procedencia legal del mismo.

¿Y si llega con artículos de más?

El especialista en comercio exterior explicó que todo lo que no esté en la lista del SAT y que cueste más de 300 dólares, si entra por vía terrestre,  y más 500 dólares si el ingreso es por vía marítima o aérea tendrá que declararlo y pagar impuestos, que corresponden a 16% del excedente.

“Si el viajero trae más de 500 dólares, más allá de la franquicia, debe pasar al módulo aduanal, en donde le darán unas boletas especiales para que pueda pagar sus impuestos y con eso podrá pasar al país”, detalló.

Indicó que este porcentaje corresponde a artículos con un tope de hasta 3,000 dólares en su maleta, arriba de esa cantidad, necesitará contratar un agente aduanal.