Monterrey, NL. El diagnóstico que realizó el Consejo Nuevo León para la Planeación Estratégica sobre desarrollo económico en el Plan Estratégico 2030 indica que es el tercer estado en aportación al Producto Interno Bruto (PIB) nacional, con 7.7%; con el PIB per cápita más alto, de 236,799 pesos (2019), por la tendencia a la generación de riqueza y empleo.

No obstante, en el área metropolitana es donde se concentra 85% de las unidades económicas de todo el estado, las cuales emplean a 89.9% de todo el personal ocupado y producen la mayoría del valor agregado censal bruto generado en la entidad federativa, de acuerdo con los Censos Económicos del 2019.

En los últimos 10 años la región centro periférica ha cobrado mayor relevancia en la economía estatal. La presencia manufacturera en esta región condujo a que la contribución al valor agregado general pase de 3.6% en el 2009 a 10.1% en el 2019, indica el Plan Estratégico 2030.

Nuevo León tiene una vocación industrial y manufacturera. En conjunto, los sectores que integran esta última industria aportan 23.6% al PIB estatal.

Mientras que la mayoría de los sectores de la actividad económica reflejan cierta estabilidad en el tiempo, los servicios financieros y de información en medios masivos aumentaron su participación en el PIB estatal de 1.9% en el 2004 a 6.6% en el 2018 (BIE 2018).

Una economía concentrada, señalan, es más vulnerable a crisis externas y está expuesta a mayores riesgos a largo plazo (Organización Mundial del Comercio 2019). En ese año, la Zona metropolitana de Monterrey (ZMM) junto a las regiones citrícola y sur son las que tienen actividad económica más diversificada; en contraste, las regiones centro y centro periférica cuentan con actividades altamente concentradas (Censos económicos 2019). Estas condiciones limitan el potencial de crecimiento de algunas regiones y explican el nivel relativamente alto de desigualdad en la distribución del ingreso en el estado.

Durante la presentación de los resultados de la revisión que se hizo al Plan Estratégico 2030, el presidente del Consejo Nuevo León para la Planeación Estratégica, Eduardo Garza T. Fernández, dijo que hacia el 2030 consideran que los regiomontanos serán capaces de vencer las crisis y las personas tendrán más oportunidades de desarrollo.

“Habrá un sistema educativo listo para preparar a los niños y jóvenes para el futuro; habrá una economía próspera, motivadora y un crecimiento con beneficios compartidos; las comunidades estarán mejor conectadas, con mejores servicios y aire limpio”, añadió.

estadoa@eleconomista.mx