Cancún, QR. La empresa Verde Halago se encuentra realizando pruebas con sargazo para transformarlo en una fibra similar al plástico, a partir de la cual se podría emplear para diversos usos, como material de construcción o resina para artículos decorativos.  

Gerardo Valencia, representante de la empresa, explicó que están buscando replicar el mismo procedimiento que ya le dan a las colillas de cigarro que recolectan en las playas del país desde hace cuatro años.  

La empresa surge como un proyecto estudiantil de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), mediante el cual le dan un tratamiento químico a las colillas a base de la fécula de maíz, logrando crear una fibra biodegradable que no contamina el ambiente.  

Dicha fibra se utiliza en la creación de artículos decorativos y en la industria del embalaje, es decir, como envoltorio de varios productos. 

A partir de esta experiencia, realizan pruebas para aplicar el mismo procedimiento al sargazo, con el objetivo de convertirlo en una fibra maleable a partir de la cual se le pueda utilizar como material de construcción, similar al uso que ya le han dado en el municipio de Tulum, donde se construyó una vivienda a partir de tabiques hechos con esta alga.  

De hecho, añadió, la empresa está en pláticas con el emprendedor Omar Vázquez Sánchez, quien fue el primero en construir dicha vivienda para unir esfuerzos y conformar un proyecto único de aprovechamiento productivo, que incluso pueda generar fuentes de empleo.  

El representante de Verde Halago destacó que también han formado parte de las mesas de trabajo que coordina la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para atender esta problemática, donde se ha puesto sobre la mesa esta solución para mitigar los efectos del recale masivo de sargazo.  

Aseguró que si no se controla a tiempo, el efecto de este fenómeno puede tener no sólo consecuencias inmediatas como la mala imagen hacia el turismo, sino cambios drásticos en el ambiente costero, como la pérdida del azul turquesa del mar Caribe por acumulación de miles de toneladas de esta materia orgánica en el lecho marino, así como la muerte de la porción del Sistema Arrecifal Mesoamericano, el segundo más grande del mundo, que se ubica frente a las costas de Quintana Roo.  

Previsiones para el 2019 

La oficina de Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat)  del ayuntamiento de Benito Juárez (Cancún) anticipa que para este año el recale de esta alga a las costas de Quintana Roo podría alcanzar los 500,000 metros cúbicos, es decir, tres veces más de lo que arribó a lo largo del 2018.  

Tania Fernández Moreno, titular de certificación de playas de Zofemat en Cancún, detalló que está previsto un plan de contingencia en coordinación con el gobierno del estado, el cual consiste en la contención del sargazo mediante barreras ancladas al lecho marino, así como la recolección del alga en barcazas especiales para su posterior traslado a lugares de confinamiento final.  

El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, informó a finales de febrero que la contingencia por sargazo que se espera para este año requerirá al menos un presupuesto de 500 millones de pesos, los cuales están siendo gestionados ante la Semarnat, aunque no hay fecha para la liberación de los recursos. El dinero se emplearía en la adquisición del equipo necesario para las labores de contención y limpieza del sargazo.