Puebla, Pue. La Asociación de Constructores Empresarios (ACOEM) Siglo XXI, dijo que ni con la venta de maquinaria, 40 empresas de las 120 integrantes lograron evitar la quiebra durante los más de 128 días que van de paro por la pandemia de Covid-19, mientras que otras 30 están a punto de tener el mismo fin sino hay la reactivación del sector en agosto próximo.

José Alfredo Vega Herrera, presidente del organismo, manifestó la preocupación de los socios, quienes no saben cómo seguir, porque también la obra privada está paralizada y no se ve para cuándo habrá las condiciones para retomar proyectos por la incidencia de contagios.

Comentó que los empresarios, ahora en quiebra, hicieron hasta lo imposible por seguir vigentes, pero lo obtenido por la venta de algunas maquinarias no dio para aguantar más la inactividad, en la que siguieron pagando al personal.

Reconoció que vender equipos tampoco es una alternativa conveniente para los empresarios, porque los malbaratan, ya que algunos llegan a tener apenas la mitad de su vida útil, que son 10 años.

No obstante, advirtió que si no ven pronto la reactivación del sector, más constructores afiliados comenzarán a seguir los pasos de otros que se desprendieron de maquinaria para evitar descapitalizarse, pero que al estar Puebla en el pico de la pandemia no va ser de utilidad.

“Estábamos haciendo pequeños conjuntos de casas residenciales o de oficinas, así como ampliaciones de inmuebles, pero con la pandemia se pararon los trabajos desde el 30 de marzo y es la fecha en que no podemos regresar, lo cual representa pérdida de empleos”, apuntó.

Inversiones paradas

Recordó que algunos tienen parados proyectos de vivienda vertical que no superan los 20 millones de pesos y de 10 millones de pesos en pequeños edificios de oficinas corporativas.

Hubo empresarios que iniciaron obras en febrero para terminar en junio pasado, pero ahora aplazarán las entregas hasta que se reactive el sector, si es que la autoridad local levanta la restricción que hay mediante decreto.

Vega Herrera lamentó que esta pandemia tenga detenidos los proyectos de las autoridades estatales, donde los constructores concentran el 60% de la actividad.

Comentó que la crisis económica está trayendo consecuencias que costará tiempo resarcir en mediano plazo a cada sector.