El proyecto del Tren Maya, la Zona Económica Especial (ZEE) de Progreso y la diversificación de mercados y sectorial serán los principales detonadores económicos de Yucatán.

Mientras los retos que presenta la administración estatal corresponden a disminuir la pobreza y abastecer de gas natural al territorio.

El estado es la economía número 23 del país, con una aportación de 1.4% en el Producto Interno Bruto nacional; por crecimiento económico se colocó en el lugar 14 al registrar una tasa promedio anual de 3.1% en el actual sexenio federal, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Es decir, aún está lejos de los motores económicos de México.

No obstante, el gobierno encabezado por Mauricio Vila Dosal, que entró en funciones el 1 de octubre de este año, visualiza un panorama alentador para la entidad.

“Para nosotros el Tren Maya representa una gran oportunidad en materia turística, principalmente, de poder unir el Mundo Maya, ésta es una ruta que era hace algunos años muy visitada por los turistas extranjeros, que empezaban en Palenque, pero con la reducción de conexiones aéreas en esta zona del país, aunado a que repentinamente en algunas carreteras se volvió peligroso transitar, fue disminuyendo el turismo”, manifestó el mandatario en entrevista con El Economista.

Con el proyecto, que será un vía rápida y segura, ahondó, el turismo volvería a despuntar, y Yucatán aprovecharía al gran número de visitantes que llegan a Quintana Roo, ya que con el Tren Maya los turistas podrán visitar otros territorios del sur-sureste, “donde esperamos ser uno de los estados predilectos”.

Aseveró que los gobernadores involucrados en la vía han tenido reuniones con el equipo del próximo Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador, para definir la tarea que concierne a cada una de las cinco entidades.

“En el caso de Yucatán, vamos en tiempo y forma, hay muy buena comunicación con Rogelio Jiménez Pons, quien dirigirá el Fondo Nacional de Fomento al Turismo, las reuniones que hemos tenido con el presidente electo han sido muy ejecutivas y productivas”, puntualizó Vila Dosal.

“Hay una serie de requisitos y de información que hemos ido solicitando los estados en temas de derecho de vía, algunos estudios preliminares que se necesitan para la construcción del tren, y en ese sentido hemos estado cumpliendo en tiempo y forma con todo lo que se nos ha pedido”, indicó.

Añadió que el Tren Maya es un proyecto que está uniendo a los gobernadores del sur-sureste, cuyas pláticas se refieren a cómo impulsar “esta zona del país que ha estado rezagada históricamente”.

Llega capital japonés

Otro de los ejes de la actual administración estatal es la diversificación de mercados y sectorial. Recientemente Yucatán concentró una inversión de 65 millones de dólares para la instalación de una fábrica de la empresa japonesa Uchiyama en el corredor industrial de Hunucmá, especializada en autopartes, que será la segunda más grande de la firma.

“Vamos prácticamente regresando de una gira por Asia, en donde logramos concretar la instalación de una planta de Uchiyama, van a invertir 65 millones de dólares, generando 1,000 empleos; también es muy importante porque es la primera empresa japonesa del sector automotriz que se instala en el sureste de México”, acotó Mauricio Vila.

Dijo que este anuncio es parte de la diversificación que se realizará en el estado. “En Yucatán existe una de las tasas de desempleo más bajas del país, aunque el nivel de salarios es bajo, principalmente porque nos dedicamos al comercio y servicios”.

“En ese sentido, para poder tener un mayor nivel de ingresos, con empleos mejores pagados, tenemos que diversificarnos, traer industria que requiera una mano de obra más calificada, ésa es la apuesta”, expresó.

De acuerdo con la Secretaría de Economía, de la Inversión Extranjera Directa (IED) que captó el estado en las dos últimas décadas, que asciende a 3,069 millones de dólares, 52.8% provino de Estados Unidos, mientras por clase de actividad económica, los mayores montos se dirigieron a banca múltiple, elaboración de cerveza y comercio al por menor en supermercados.

Ecosistema

Otro detonador para la economía yucateca será la ZEE de Progreso, proyecto impulsado por el actual presidente del país, Enrique Peña Nieto.

“La ZEE es para el tema de tecnologías de la información, nosotros lo vemos como una gran oportunidad que tiene el estado, en Yucatán tenemos un ecosistema que se ha estado generando con universidades, el Parque Científico Tecnológico, en fin, de una serie de cuestiones que permite aspirar a que los yucatecos puedan dedicarse a la economía del conocimiento”, acentuó el gobernador.

“Esta ZEE nos pone en una posibilidad de poder competir con otros estados de la República, con otros países, nosotros vemos una gran oportunidad en esta zona, lo hemos platicado ya con el gobierno del presidente electo, ellos están en buena disposición de seguir apoyando el proyecto”, explicó.

El Ejecutivo estatal comentó que el siguiente paso es que el gobierno federal otorgue los permisos correspondientes al administrador integral de la Zona Económica Especial, “para que posteriormente pueda llegar la instalación de las empresas, que hay muchas firmas que ya están interesadas y que tenemos que esperar a que esto tenga un poco más de forma”.

Retos

Vila Dosal reveló que el principal reto que tiene Yucatán es la pobreza, “43% de los yucatecos viven en condiciones de esa situación, por lo que no sólo necesitamos dar apoyos que le hacen falta a la gente, ya que son simplemente un paliativo, sino lo que de verdad saca a las personas de la pobreza: la posibilidad de tener un buen empleo”.

“Los trabajos los necesitamos en el interior del estado, Mérida se distingue por ser una ciudad que tiene un nivel de vida muy por encima del promedio del estado, y lo que necesitamos es eso, que el desarrollo llegue a todos los rincones de Yucatán”, agregó.

El mandatario expuso que para lograr un mejor mercado laboral en la entidad, primero se requiere trabajar en deficiencias de infraestructura del estado, como el desabasto de gas natural.

“Desafortunadamente en el estado de Yucatán el tema del gas natural es algo intermitente, no tenemos el abasto suficiente, lo cual nos pone en una condición desfavorable, esto también nos genera tener las tarifas eléctricas más caras que existen en el país”, refirió.

“Campeche, Yucatán y Quintana Roo, tenemos prácticamente el mismo problema. De Ciudad del Carmen para abajo, no hay gas natural prácticamente, y eso es algo que vamos a estar trabajando en conjunto”, ejemplificó.

[email protected]