Querétaro, Qro. Para la industria automotriz local, abril y mayo son los meses con las caídas más pronunciadas en el valor de producción, en el marco de la pandemia por Covid-19; sin embargo, a partir del segundo semestre del año mejoran las expectativas, avanzando con una reactivación paulatina que va acorde con la demanda del mercado a nivel mundial.

Por tanto, continuar con la reactivación en un escenario donde el consumo se ha limitado, así como reforzar la cadena de proveeduría local para cumplir con las demandas del T-MEC, son parte de los desafíos que vive el sector, expuso el presidente del Clúster Automotriz de Querétaro, Renato Villaseñor Mendoza.

“Hoy la industria automotriz (la fabricación de autopartes, de vehículos ligeros y pesados) de la región de Norteamérica ya reanudó la operación normal, pero restringido con el nivel de consumo, entonces estamos trabajando de manera eficiente con menores volúmenes, y por eso la importancia de generar encuentros de negocios para ahora cumplir con los cambios del tratado”, expuso.

Los cambios que entraña el T-MEC están impactando fuertemente la cadena de suministro, además de los cambios laborales, sistemas de seguridad industrial y los retos sanitarios que genera la pandemia.

Para el inicio del segundo semestre del año el sector de fabricación de equipo de transporte, que también integra a la industria automotriz, mejoró sus niveles de producción, semejantes a los que se reportaban hasta antes del impacto de la pandemia, expuso el secretario de Desarrollo Sustentable, Marco Antonio Del Prete Tercero.

La producción de autopartes del estado aporta casi 38% de la producción nacional de piezas para vehículos automotores; mientras que hasta 80% de la producción son artículos de exportación.

estados@eleconomista.mx