Las medidas de austeridad, racionalidad y disciplina del gasto público anunciadas este viernes por el gobierno de Tabasco, a causa de la problemática derivada del incremento en los mercados de los precios en los combustibles y una compleja coyuntura, comprenden la reducción del salario de funcionarios, incluyendo al jefe del Ejecutivo; cancelación del pago de servicios de telefonía celular, eficientar el uso de vehículos oficiales y medidas estrictas para disminuir el gasto corriente.

Con estas medidas se tiene previsto ahorrar para este año un monto aproximado de 600.3 millones de pesos, que serán destinados a programas sociales y a la generación de empleos.

Así se informó en rueda de prensa que encabezó el gobernador Arturo Núñez Jiménez, acompañado de los secretarios de Gobierno, Gustavo Rosario Torres; de Planeación y Finanzas, Amet Ramos Troconis; de Administración, Bertín Miranda Villalobos, y de Contraloría, Lucina Tamayo Barrios.

En su intervención, Ramos Troconis destacó que las percepciones líquidas de los servidores públicos de confianza se han mantenido conforme al tabulador del ejercicio fiscal 2012; indicó que son 11 las disposiciones tomadas, previo estudio comparativo con otros estados y países, y asentó que serán de carácter obligatorio para todas las dependencias, órganos desconcentrados y organismos descentralizados de la administración estatal.

Por su parte, Bertín Miranda detalló que el acuerdo de referencia establece la reducción de 5% del sueldo base de los funcionarios, desde directores generales hasta el gobernador; se cancela cualquier clase de pago de servicios de telefonía celular, a excepción de seguridad pública y para la atención de emergencias, incluyendo protección civil.

Asimismo, estas últimas áreas son las únicas a las que se autorizará la reposición de vehículos dados de baja o para la ampliación de los servicios que dan, mientras que al resto de dependencias se les suprime el presupuesto para adquirir unidades motrices.

 

Vehículos oficiales

Además, se reforzarán las medidas de control para eficientar el gasto de combustible en vehículos oficiales, los cuales dejarán de circular por lo menos un día a la semana, y se fortalecerán los mecanismos para evitar su uso en fines de semana, días festivos y vacaciones. Esta medida excluye las áreas de salud, protección civil, seguridad pública y atención a emergencias.

[email protected]